Los centrales  granmenses  Arquímides Colina y Enidio Díaz muelen tras sus respectivas arrancadas, durante las últimas jornadas, correspondiente a la zafra azucarera 2022-2023.

Un día antes de lo planificado, el  día 14 de este mes, lo hizo el Colina, ubicado en la zona de Mabay, de Bayamo  después de probar los equipos, enviar  jugos o guarapo  de caña a la Unidad  Empresarial de Base (UEB) derivados Granma para elaborar alcoholes y generar corriente eléctrica.

Según especialistas, los indicadores  técnicos y de eficiencia industrial en este comienzo de molienda certifican el buen inicio de las operaciones,  en la fabricación de azúcar, destinada  a la canasta básica familiar normada.

Leticia Marrero Fernández, directora  de Coordinación y Supervisión Técnica de AzCuba, en Granma, declaró  a La Demajagua digital,  que el Colina cumplió con lo programado y el Enidio Díaz, de Campechuela se atrasó por la falta de disponibilidad de combustible, lo que ya está resuelto.

Marrero Fernández dijo que los dos ingenios están en condiciones  de moler para  con la producción del crudo garantizar su distribución a la población en enero próximo.

Explicó que concentrarán los esfuerzos en el completamiento de los equipos de corte, alza y tiro   que asegure la materia prima a las fábricas y los niveles de molidas planificadas.

Informó que la  UEB de derivados, perteneciente a la Empresa agroindustrial  azucarera Arquímides Colina  ha entregado  más de 25 mil cajas de ron refino y trabajan para completar  otras ocho mil comprometidas para su venta controlada en las bodegas de la provincia.

Comparte si te ha gustado