Tradición habita Taberna La Canchánchara en Trinidad de Cuba

La Taberna La Canchánchara, en la centro sureña ciudad de Trinidad de Cuba, próxima a cumplir 510 años de fundada, es hoy un sitio de obligada visita y donde nadie se va sin degustar la refrescante bebida que le da nombre.

Tal y como reza una inscripción en el acogedor lugar “El inmueble que ocupa data del siglo XVII donde el acaudalado Nicolás Pablo Vélez compra el derecho sobre el terreno y construye la casa”.

A partir de 1736 se conoce la existencia de entre cinco y 10 esclavos para el trabajo doméstico y con el transcurso de los años pasa de familia en familia hasta que en 1984 se convierte en casa de las infusiones, detalla el rótulo.

Pasó otra década para que en esa misma casona naciera La Canchánchara y con ella el coctel de igual denominación elaborado a base de jugo de limón, miel de abeja, aguardiente, hielo y agua.

Es una bebida que se sirve en atractivas tazas de barro fabricadas en esta misma ciudad, cuyo centro histórico urbano, junto al Valle de los Ingenios y la afamada torre de Manaca Iznaga, fue declarado en 1988 por la Unesco Patrimonio Cultural de la Humanidad.

De acuerdo con datos consultados en el libro La Trinidad embrujo del Nuevo Mundo, de Raúl García Álvarez, el mencionado señor era una persona muy respetable en Trinidad, y asumía el cargo de teniente gobernador y armador de corsario.

El delicioso coctel ayudaba a los mambises cubanos, durante su lucha por la independencia de Cuba de la metrópoli española, en el siglo XIX, a soportar el rigor del frío, la lluvia y las agotadoras marchas.

Este peculiar centro pertenece a la Sucursal Extrahotelera Palmares Sancti Spíritus y en el presente mes el nombre de la bebida que ofrece a sus clientes estuvo en boca de muchos durante la primera edición del Festival de la Canchánchara, Tradición y Cultura.

Por mucho tiempo se recordará la elaboración de una gran canchánchara en una vasija de barro confeccionada para la ocasión por la icónica familia de maestros ceramistas Santander.

Otros dos atractivos de la Taberna La Canchánchara de Trinidad son el poder disfrutar de un puro cubano fabricado en presencia del cliente y escuchar una contagiosa música que hará mover el cuerpo del menos bailador.

El sitio es visitado por turistas nacionales y extranjeros que encuentran en la tercera de las siete primeras villas fundadas por los españoles en Cuba, a las puertas de su aniversario 510 y conocida como Ciudad Museo del Mar Caribe, un escenario ideal para disfrutar.

Prensa Latina

Cuenta Oficial de la Agencia Informativa Latinoamericana Prensa Latina. Al Servicio de la verdad desde el 16 de junio de 1959

Comparte si te ha gustado
Scroll to Top