Presidente cubano encabeza reunión de balance del Minrex

“Este fue un año intenso de la diplomacia revolucionaria cubana; y yo creo que fue, indiscutiblemente, un año con éxito”. Así evaluó al 2023 el presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante su intervención final en la reunión de balance del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), la cual tuvo lugar en la tarde de este martes desde el Palacio de la Revolución.

El presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, participó en la reunión de balance del Minrex.

En el encuentro, que tuvo como propósito poner una mirada a todo lo hecho ―y lo que faltó― en el año recién concluido, así como a lo que el organismo proyecta para 2024, el jefe de Estado, al hablar sobre intensidad en la labor diplomática, destacó en primer lugar la actividad de denuncia al bloqueo imperial, y a la inclusión de la Isla en la lista de países supuestamente patrocinadores del terrorismo.

En una pormenorizada reflexión en torno a temas que resultan vitales para Cuba ―que no vive en una burbuja, sino abierta a un mundo cada vez más complejo y desafiante― el dignatario resaltó, en una larga enumeración de logros y objetivos: “Creo que un hito de la actividad de las relaciones exteriores, este año, fueron los resultados de la IV Conferencia La Nación y la Emigración, y el nivel de debate, pero también de compromiso y de profundización en la relación con los cubanos residentes en el exterior”.

El presidente destacó como “un hecho muy importante” ―en el cual tal vez no se repara lo suficiente por ser parte consustancial de la política cubana en sus relaciones internacionales, y también de la política misma del país―, que exista en la arena internacional “un reconocimiento a la defensa de nuestra soberanía”. Sobre ello, Díaz-Canel dijo: “Creo que eso nos sigue dando un prestigio y una reafirmación de coherencia en la política exterior de Cuba”.

El mandatario cubano destacó la IV Conferencia La Nación y la Emigración como un hito de las relaciones exteriores. Foto: Estudios Revolución.

Un concepto medular trascendió de la jornada, que también contó desde la presidencia con el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, y el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla: Los hijos de Cuba, los que la aman, deben aprovechar cada espacio, cada oportunidad y momento para llevar la verdad y el sentido de la Revolución a cada movimiento solidario; para romper cada cerco imperial; para encontrar caminos ―de ideas, y también muy terrenales como los económicos― desde los cuales ir llevando adelante al país.

Se defiende a Cuba desde dentro de ella, y también desde cualquier latitud. Por eso, en otro momento de su intervención, el mandatario habló a los artífices de la diplomacia, y a invitados de otros organismos cuya labor está vinculada a la política exterior cubana, sobre la importancia de trabajar, todos, con unidad y con inteligencia.

Lo hecho da luces para nuevos escenarios

Un detallado informe sobre la labor desplegada en 2023 dio paso a una reflexión colectiva sobre conocidos y nuevos desafíos que se presentan a la política exterior cubana en los tiempos actuales.

En el resumen, que fue punto de partida para la sucesión de diversos análisis, quedó claro que “2023, a pesar del desfavorable contexto y la compleja situación interna, mostró el avance de la política exterior de nuestro país, apoyado en el trabajo coordinado y cohesionado de todos los actores, comprometidos en la defensa de la Revolución cubana y del socialismo, bajo la conducción de nuestro Partido y sobre la base de las ideas de Martí y Fidel”.

Entre otros éxitos, se recordó en el balance que en enero de 2023 Cuba asumió la presidencia del Grupo de los 77 y China, “principal bloque negociador de los países en desarrollo”, y que esa elección “representó no solo una alta responsabilidad, sino también un reconocimiento a nuestra defensa de los intereses del sur”.

Se recordó en el balance que en enero de 2023 Cuba asumió la presidencia del Grupo de los 77 y China. Foto: Estudios Revolución.

Otra arista del año evaluado es que, como parte de la voluntad del Gobierno cubano de fortalecer el vínculo con sus nacionales en el exterior, entraron en vigor nuevas medidas migratorias, con impacto positivo; y que, sin dudas, uno de los eventos más importantes para el país, por su significación, fue la IV Conferencia La Nación y la Emigración.

En la intensa agenda ―marcada por reuniones e intercambios de sumo valor para el país y su política exterior― no debe pasarse por alto (y por eso se recordó en la jornada de este martes) que en septiembre de 2023 se celebró de manera exitosa la Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno del Grupo de los 77 y China, sobre “los retos actuales del desarrollo: papel de la ciencia, la tecnología y la innovación”.

Igualmente, se destacó que en el año tuvo lugar ―como un evento inédito que contó con la presencia de Díaz-Canel― una cumbre de líderes en el contexto de la edición 28 de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

El año pasado también fue el lapso en el cual el mandatario desarrolló una importante agenda durante el segmento de alto nivel de la 78 Asamblea General de las Naciones Unidas. En su condición de líder del Grupo de los 77 y China, el dignatario participó en disímiles eventos, en los cuales fueron defendidas las prioridades de los países del sur.

El año pasado también fue el lapso en el cual el mandatario desarrolló una importante agenda durante el segmento de alto nivel de la 78 Asamblea General de las Naciones Unidas. Foto: Estudios Revolución.

El año evaluado fue también el momento en que se aprobó y comenzó a implementar la Estrategia de Ciencia, Tecnología e Innovación del ministerio para la etapa incluida entre 2023 y 2026.

En la cita de este martes, que tuvo como momento inicial una rica enumeración de lo hecho, se fueron sumando voces de la diplomacia, desde la cuales emergieron análisis alusivos a la necesidad del pensamiento colectivo y de la innovación permanente; de prepararse con rigor para el difícil escenario que marca la vida del mundo; de sumar todos los apoyos posibles para Cuba -los simbólicos, y los materiales que tanto ella necesita; y de asumir las redes digitales como los campos de batalla que son -y esa tarea tal vital, hacerla con intensidad y calidad.

Otras ideas en favor de la nación

Sobre el desempeño de los dirigentes en la Cuba de hoy, este martes el presidente Díaz-Canel Bermúdez compartió un concepto mencionado por el General de Ejército, Raúl Castro Ruz en su discurso por el aniversario 65 de la Revolución cubana. A los participantes en la reunión de balance, el jefe de Estado recordó el modo en que el excepcional revolucionario ha convocado a los cuadros a meditar cada día sobre qué más puede hacerse para justificar la confianza y el ejemplar respaldo “de nuestros compatriotas”.

El compañero Raúl ―así lo subrayó Díaz-Canel― convocó a, aun en medio de tantas necesidades, a no ser ingenuos ni triunfalistas, a evitar respuestas burocráticas y cualquier manifestación de rutina e insensibilidad, a encontrar soluciones realistas, con lo que tenemos, sin soñar que algo nos va a caer del cielo.

“Creo que con esa voluntad nosotros tenemos que trabajar”, destacó el mandatario, quien habló sobre las cuatro prioridades que el Partido Comunista ha planteado para 2024.

Sobre la primera, la unidad, el dignatario disertó sobre la importancia de que todos se pregunten cómo hacer para fortalecerla. Luego de enunciar que ese valor será acrecentado en la medida en que haya mayor participación, preguntó sobre qué espacios tenemos para debatir, para el análisis, para criticar, para reflexionar, “y sobre todo para proponer”.

“Si todo eso lo hacemos ―afirmó―, vamos a lograr resultados”.

El año evaluado fue también el momento en que se aprobó y comenzó a implementar la Estrategia de Ciencia, Tecnología e Innovación del ministerio para la etapa incluida entre 2023 y 2026. Foto: Estudios Revolución.

Díaz-Canel habló sobre las otras tres prioridades: perfeccionar la labor ideológica ―que en esencia es “que todo se haga bien”―, asegurar políticamente las medidas económicas analizadas y aprobadas en la Asamblea Nacional del Poder Popular, y trabajar con sistematicidad para superar las desviaciones y tendencias negativas que han aflorado y se alejan del espíritu de la sociedad socialista.

El presidente cubano hizo énfasis en la trascendencia de ser más proactivos ―tanto en las redes virtuales como en los escenarios reales―, y de aprovechar toda oportunidad, como hizo el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, para estrechar relaciones, para hacer amigos, para defender a Cuba y acrecentar la solidaridad hacia ella.

Finalmente, habló de seguir dando la batalla en apoyo a las causas justas, en la denuncia contra sanciones, intervenciones, guerras, presiones, genocidios, crímenes, hegemonismos. Y en la aplicación de tal propósito, recordó tres pilares claves de la gestión de Gobierno: la ciencia y la innovación; la transformación digital ―que puede ayudar, dijo, a que los procesos tengan mejor estructura y sean más ágiles―; y la comunicación social.

Cubadebate

Comparte si te ha gustado
Scroll to Top