Pablo Milanés, fallecido en Madrid durante la madrugada de este 22 de noviembre, llevó en sí la impronta de la ciudad que le viera nacer hace cerca de 80 años. El bayamés devino ícono de la cultura cubana y orgullo del fecundo Bayamo.

Comparte si te ha gustado