El Presidente Díaz-Canel cumplió una intensa agenda de trabajo el viernes en Beijing, cuarto punto de su gira internacional por Argelia, Rusia, Türkiye y China

Beijing, China.–Como «caso ejemplar de solidaridad y cooperación entre países socialistas», calificó el presidente Xi Jinping los lazos que unen a China y Cuba, primer país del hemisferio occidental, recordó, que estableció relaciones diplomáticas con la nueva China.

Esta visita es «una expresión de la alta prioridad y de la atención personal que le concedemos a nuestros entrañables lazos de amistad y de cooperación», afirmó Díaz-Canel, al ser recibido por Xi Jinping. Foto: Alejandro Azcuy

En el segmento de conversaciones oficiales con el Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel, Xi Jinping consideró que la Isla siempre ha llevado la delantera en Latinoamérica un nuevo punto de partida histórico. Estamos dispuestos a seguir trabajando para profundizar la confianza política mutua y ensanchar la cooperación práctica.

Habló a su par cubano de «apoyarnos mutuamente en los temas tocantes a nuestros respectivos intereses y fortalecer la coordinación y la concertación en los asuntos internacionales, con miras a avanzar de la mano en el camino de la construcción socialista con características propias».

En respuesta, Díaz-Canel agradeció la invitación para la visita, la primera de un Jefe de Estado de América Latina y el Caribe, después de la exitosa celebración del XX Congreso del Partido Comunista de China. «Es una expresión de la alta prioridad y de la atención personal que le concedemos a nuestros entrañables lazos de amistad y de cooperación», afirmó.

Aseguró que valora de forma muy positiva los aportes teóricos y prácticos del liderazgo de Xi Jinping al frente del Comité Central del Partido en la construcción del socialismo con características chinas en la nueva era, lo que consideramos un verdadero estímulo para todas las fuerzas progresistas.

Díaz-Canel recordó que este encuentro coincidía con el sexto aniversario de la partida física del líder histórico de la Revolución Cubana, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, «quien destacó la capacidad y firmeza de usted como líder revolucionario».

El mandatario cubano explicó a Xi Jinping la difícil situación económica que atraviesa la Isla, por el recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos y el impacto de la pandemia a nivel global.

Habló del concepto de resistencia creativa y del convencimiento de que «podemos salir de todas estas situaciones, superar estas adversidades, aun con bloqueo recrudecido, y para eso también contamos con el apoyo de países amigos como China».

Luego de estas conversaciones en el impresionante Gran Palacio del Pueblo, las delegaciones china y cubana firmaron varios documentos que tienen por fin estrechar relaciones económicas.

Fueron rubricados, entre otros, un memorando de entendimiento entre el Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba (Mincex) y la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China para el Establecimiento del Mecanismo de Coordinación para la Implementación del Plan de Cooperación para la Promoción Conjunta de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de la Seda.

También otro memorando entre el Mincex y el Ministerio de Comercio de la República Popular China para el Fortalecimiento de la Cooperación Económica y Comercial. Además de un plan de consultas políticas entre los ministerios de Relaciones Exteriores de ambos países, un acuerdo sobre el intercambio y la cooperación entre el Partido Comunista de Cuba y el Partido Comunista de China; así como el acta de entrega de varios donativos en efectivo, medicamentos, insumos médicos, alimentos y materias primas.

En esta jornada –marcada por fuertes restricciones ante un rebrote de la COVID-19 que mantuvo la visita del Presidente bajo un esquema cerrado de burbuja epidémica– Díaz-Canel sostuvo encuentros también con el presidente de la Asamblea Popular Nacional, Li Zhanshu, y el primer ministro Li Keqiang.

«Los resultados han sido satisfactorios, yo diría que se van por encima de nuestras expectativas».

En los tres encuentros, diría luego en un intercambio virtual con los miembros de la misión estatal de Cuba en China (unas 90 personas), encontramos enorme sensibilidad con respecto a la situación económica de la Isla.

Se habló con transparencia, con honestidad, y percibimos un gran compromiso con el desarrollo económico de nuestro país.

El Presidente no olvidó rendir tributo a los mártires del pueblo chino, en la legendaria Plaza Tiananmen, otra señal de respeto a esta nación que, a más de 13 000 kilómetros de distancia, sigue siendo hermana.

Díaz-Canel rindió tributo a los mártires del pueblo chino, en la Plaza Tiananmen. Foto: Alejandro Azcuy

LOS RESULTADOS DE LA VISITA SON SATISFACTORIOS

«Los resultados han sido satisfactorios, yo diría que se van por encima de nuestras expectativas». Así de enfático fue el Presidente Díaz-Canel, al valorar la visita oficial realizada a China. Constituye una muestra de apoyo tremendo a Cuba en un momento tan difícil como este, similar al que logramos en Rusia, en Argelia, y en Türkiye, dijo, en un encuentro a través de videoconferencia, con casi un centenar de cubanos que conforman la misión estatal de la Isla en la nación asiática.

Esta reunión, habitual en todos los viajes al exterior del Jefe de Estado, tuvo que realizarse de manera virtual, por las restricciones impuestas en China ante un rebrote de la COVID-19, lo cual implicó nulo contacto con quienes quedaban fuera de esta.

La visita a China, reflexionó Díaz-Canel, era muy importante; entre otros asuntos, porque tenemos un incumplimiento de la deuda a partir de la situación económico-financiera del país, sobre todo a partir del año 2019, con el recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos, los efectos de la pandemia, los fenómenos meteorológicos que nos han impactado, y los lamentables accidentes que hemos tenido, todo lo cual ha generado una situación tensa.

No habíamos tenido la oportunidad de hablar cara a cara con el Gobierno chino para explicar, comentó el mandatario, aunque sí hemos tenido comunicaciones de otros tipos; pero no es lo mismo cuando uno puede hablar, cuando uno puede explicar, cuando las cosas se pueden entender desde la sensibilidad.

«Hay una enorme sensibilidad en la dirección china, y en particular en el presidente Xi Jinping, de la situación de Cuba, y hay una voluntad expresa en él, incluso con indicaciones en las conversaciones oficiales, de que hay que encontrar solución a todos los problemas con Cuba, independientemente de las problemáticas con la deuda, y que esa no puede ser la razón que limite el desarrollo. Ellos están apostando al desarrollo del país a partir de la cooperación que nos pueden dar», aseveró el Jefe de Estado.

La manera en que la parte china ha tratado estas conversaciones, dijo, esa proyección hacia nuestro pequeño país, es como si estuvieran aplicando a menor escala los conceptos que ellos están planteando de la Iniciativa de Desarrollo Global.

Esa gran concepción emancipadora de que todo el mundo pueda llegar al desarrollo inclusivo, la han proyectado con Cuba en las conversaciones que tuvimos. «Y eso estimula mucho, alienta que haya un tratamiento diferente para un grupo de proyectos de los que están paralizados con un porciento de ejecución alto, que haya otro tipo de tratamiento para proyectos pendientes, y que exista toda la comprensión para que un grupo de solicitudes las hagamos oficiales, y planteamos lo que necesitamos para buscar ayuda y seguir un grupo de inversiones en Cuba. Eso es estimulante».
El Presidente habló de un sentimiento de comprensión de la realidad de la Isla, y de voluntad de apoyar, incluso en temas como la reparación y el mantenimiento de las centrales termoeléctricas que no se habían trabajado como parte de la agenda, pero también tuvieron un oído receptivo.

«El resultado de la visita, desde ese punto de vista, ha sido muy bueno; hablamos con mucha transparencia, con mucha honestidad; creo que tuvimos una receptividad de la parte china, y en particular del Presidente Xi Jinping, que se expresó de manera muy elogiosa, muy coherente, reconociendo la resistencia del pueblo cubano, la manera como Cuba defiende sus conquistas, y uno percibe que hay un enorme compromiso en él», consideró Díaz-Canel.

Ahora, alertó, tiene que cumplirse bien el compromiso nuestro, de cómo hacemos bien las cosas, de cómo aprovechamos las oportunidades, cómo somos eficientes, cómo no malgastamos los recursos, y cómo logramos que las inversiones tengan un adecuado rendimiento, y cómo cada vez somos más serios y más efectivos también en los proyectos que propongamos para seguir ampliando la cooperación.

El mandatario cubano se refirió a tres pilares fundamentales en esa cooperación: primero, la biotecnología; luego el tema energético, en particular las fuentes renovables de energía; y, por otra parte, la informatización y la ciberseguridad.

Pero ellos están abiertos, aclaró, a los temas de producción de alimentos, y le dimos a conocer al presidente Xi Jinping las transformaciones que hemos hecho en la aplicación de la Ley de Inversión Extranjera en el comercio interior, y la importancia que damos a que empresas chinas puedan estar presentes en el comercio interior cubano, tanto mayorista como minorista. Se acogió también esa idea, apuntó, ahora hay que identificar las empresas que lo puedan hacer.

Toda esa disposición, alertó el Jefe de Estado, hay que concretarla en proyectos que de verdad avancen y sean aportadores. «Tenemos que ser muy estrictos, muy rigurosos, muy profesionales, sobre todo cuando estamos trabajando con amigos que nos están apoyando, que se están quitando un poco de ellos. Tenemos que trabajar con sentido de compromiso, de ética, que ayude al amigo a tener seguridad en lo que estamos haciendo», indicó.

Comparte si te ha gustado