Roma (Prensa Latina) “Padre Félix Varela: permanencia de su legado y nuevos elementos en su causa de beatificación” fue el tema de un encuentro dedicado en este noviembre al ilustre sacerdote y patriota cubano en la Pontificia Universidad Lateranense, del Vaticano.

Corresponsal en Italia

Contó con la participación de uno de los más reconocidos historiadores de Cuba, Eduardo Torres Cuevas, estudioso de la vida y obra de Varela, cuya intervención significó un aporte importante a esa causa que aspira a la canonización del ilustre prelado, de alto significado para la Iglesia Católica, Cuba, Latinoamérica y el mundo.

En una entrevista concedida a Prensa Latina, Torres Cuevas afirmó que dicha conferencia se concretó gracias al esfuerzo conjunto, durante varios meses, de la Embajada de Cuba ante la Santa Sede, la rectoría de ese plantel, conocido como la Universidad del Papa, y la Academia Pontificia para la Vida.

Dos días antes del evento, el 16 de noviembre, el académico tuvo la oportunidad de saludar personalmente al Sumo Pontífice, a quien entregó, junto a una carta, el obsequio de un ejemplar de su libro “Félix Varela. Los orígenes de la ciencia y conciencia cubanas”.

“El encuentro con el papa Francisco fue profundamente conmovedor y habla en sí de cuánto amor profesa a los latinoamericanos, que tanto lo respetamos”, manifestó.

Tuvo además la posibilidad de realizar una presentación acerca de José Martí en la Pontificia Universidad Antonianum, su primera conferencia sobre el Héroe Nacional cubano en una institución académica católica.

Fue recibido por el cardenal Peter Turkson, actual canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias, así como de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales de la Santa Sede, quien le abrió la posibilidad de solicitar su ingreso a esa prestigiosa institución.

En la Universidad del Papa, la presentación estuvo a cargo del rector de dicho plantel, Vincenzo Buonomo, quien resaltó que el propósito era impulsar la beatificación de Varela, mientras que el embajador de Cuba ante la Santa Sede, René Mujica, destacó el profundo y permanente legado patriótico y humanista del sacerdote.

Además de la ponencia del profesor sobre el padre Varela, se destacaron la del presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, monseñor Emilio Aranguren Echevarría, y la del actual postulador de la causa de Varela, monseñor Vincenzo Paglia.

UN PASO MÁS DE AVANCE

“En mi opinión, el evento representó un paso más en el avance por la causa de una figura que constituye, para nosotros, el padre de los padres fundadores de la nación, de la ética, de las ciencias y de la conciencia del pueblo cubano”, planteó el académico.

“Nosotros, desde hace dos siglos le llamamos el Santo Sacerdote porque no sólo nos enseñó a pensar con ética y con métodos, sino que también fue un modelo de virtudes, un ejemplo de ciudadano y de patriota”, añadió.

El padre Félix Varela nació el 20 de noviembre de 1788, y durante su vida primaron la pedagogía, la filosofía, la política y su fama de santidad. Se inició como sacerdote desde los 23 años y fue muy destacada su labor magisterial, como profesor de Filosofía y Física en el Seminario de San Carlos de La Habana.

En 1821 fue elegido para representar a Cuba en las Cortes de España, donde medió por las causas justas, demandó la abolición de la esclavitud y propuso el reconocimiento de la independencia de las naciones americanas.

Por su postura política contraria a la metrópoli, el rey de España lo condenó a muerte. Perseguido y acosado logró huir y se trasladó a los Estados Unidos, a la ciudad de Nueva York, donde en 1839 fue nombrado vicario.

Su labor pastoral no le impidió mantener una firme posición a favor de la independencia de Cuba hasta que falleció, el 18 de febrero de 1853, en la ciudad de San Agustín, en el Estado norteamericano de la Florida.

Los restos mortales de quien proclamó que “No hay Patria sin Virtud” descansan en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, justo destino para quien es definido por los cubanos como “el que nos enseñó a pensar”.

En un mensaje grabado en video, el monseñor Aranguren recordó a los presentes en el salón Paulo VI de la Pontificia Universidad Lateranense, que el próximo año se cumplen cuatro décadas del proceso para la beatificación del sacerdote cubano, abierta oficialmente en 1996.

Las actas llegaron a la Santa Sede al siguiente año y en 2012, tras ser reconocidas sus virtudes heroicas, el papa Benedicto XVI lo declaró Venerable.

Con tal propósito, según dijo, el pasado 20 de octubre durante una visita pastoral a la Santa Sede, junto a otros obispos cubanos, entregaron al actual prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos, cardenal Marcello Semeraro, documentos complementarios a favor de la causa de beatificación del padre Félix Varela.

En relación con la presentación realizada por el monseñor Paglia, Torres Cuevas significó que vale la pena resaltar su afirmación de que “Varela es una de las personalidades más relevantes de la historia de Cuba, pero también de España y de Estados Unidos. Sin él no podría explicarse la historia del siglo XIX en estos tres países”.

FACETAS DE VARELA

El postulador de la causa aseveró también, en relación con el prelado cubano, que “su rica personalidad hace que tenga muchas facetas: sacerdote, filósofo, diputado promotor de la independencia de Cuba y director de un periódico revolucionario”.

“En él se abrazan la filosofía, la ética, la pedagogía y la política como un todo que impulsó el proyecto nacional de Cuba. Todo ello se une en este sacerdote, el Padre Varela, que murió con fama de santidad”, expuso.

Aseguró que “ahora la Iglesia ha dado un paso más. Ha estudiado su vida y sus virtudes heroicas. Lo más reciente: ha averiguado que posiblemente ha habido una curación milagrosa por la intercesión de quien es considerado padre de la patria cubana”.

Disertó acerca de los avances en este proceso y expresó su optimismo en relación con las conclusiones sobre ese milagro de dos comisiones, una médica y otra teológica, que deben ser aprobadas por la Congregación para las Causas de los Santos, algo que podría ocurrir el próximo año.

“Varela puede ser, yo creo, un puente entre América del Norte y Cuba, y América Latina. Y hoy nosotros necesitamos de este puente, porque si continuamos divididos, el mundo será peor”, reafirmó quien es además el actual presidente de la Pontificia Academia para la Vida, de la Santa Sede.

En relación con tales aspiraciones de Paglia, el historiador cubano reflexionó que “efectivamente, vivimos tiempos extremadamente complejos donde corren peligro la civilización plena del hombre, la raza humana y la propia existencia del planeta”.

«Cuidar el comportamiento, no sólo del ser humano, sino también de naciones plenas, tendría una base sólida en hombres que, con sus ideas y sus vidas, como en el caso de Félix Varela, enseñaron que todo ser humano es un hermano».

«Que sobreviviremos todos o pereceremos todos, y ello será, de una forma u otra, según piensen, sientan y actúen los hombres», sentenció el catedrático.

Comparte si te ha gustado