Surtidores de esperanza

Nadie escapa de esos sucesos impredecibles que como un huracán impetuoso irrumpen en nuestra cotidianidad hipotecando la vida. Sucesos que van desde el acto común de sacarse una muela hasta un accidente doméstico, laboral y de tránsito. Infortunios en ocasiones extremos que ponen nuestra salud en jaque hasta tanto una donación no nos rescata del amenazador hecho de morir.