Baraguá sigue latiendo en el alma de Cuba

La voz de Antonio Maceo, el insigne hijo de Santiago de Cuba que el 15 de marzo de 1878 habló por todos los cubanos dignos, se ha multiplicado de siglo en siglo para mantener la intransigencia revolucionaria enarbolada como bandera aquel día en que nació su viril protesta. Ese entrañable pedazo de suelo patrio escogido para tan gallardo episodio, Mangos de Baraguá, enaltece su gloria y su honra cada día íntimamente relacionado con un hecho político trascendental en la historia Patria.