La OTAN ensaya sus capacidades para una ciberguerra

Los ejercicios cibernéticos a gran escala se llevaron a cabo del 28 de noviembre al 3 de diciembre. Las fuerzas cibernéticas de la OTAN han estado monitoreando de cerca el conflicto en Ucrania para buscar nuevos medios que permitan ayudar a Kiev e impedir que tanto Rusia como otros adversarios logren piratear la infraestructura del bloque …

La OTAN ensaya sus capacidades para una ciberguerra Leer más »

Los ejercicios cibernéticos a gran escala se llevaron a cabo del 28 de noviembre al 3 de diciembre.

Las fuerzas cibernéticas de la OTAN han estado monitoreando de cerca el conflicto en Ucrania para buscar nuevos medios que permitan ayudar a Kiev e impedir que tanto Rusia como otros adversarios logren piratear la infraestructura del bloque y sus aliados, informó Politico en un artículo publicado el 3 de diciembre.

En este sentido, el medio señala que los ejercicios ‘Coalición Cibernética de la Alianza‘, que se realizaron desde el 28 de noviembre hasta el 3 de diciembre en la capital de Estonia, Tallin, sirvieron para “prepararse para una ciberguerra“, un escenario “demasiado real” para la OTAN desde el inicio del operativo militar ruso. Las pruebas reunieron a los especialistas informáticos del bloque, así como de Irlanda, Finlandia, Georgia, Japón y de otros países que participaron de forma remota, e incluyeron la respuesta a ataques simulados contra la infraestructura crítica del bloque.

Entre otras tareas del simulacro, los expertos respondieron a un ataque cibernético contra una isla ficticia llamada Icebergen, situada entre Islandia y Noruega. Según el escenario, el ‘hackeo’ se llevó a cabo para robar datos de inteligencia y propiedad intelectual, perturbar los servicios gubernamentales y poner la red eléctrica de la isla fuera de servicio.

Durante los ejercicios, EE.UU. dirigió el mando y el control aéreo; el Reino Unido tomó control en el terreno; Rumanía se encargó de desarrollar el escenario, mientras Polonia fue responsable de las fuerzas especiales.

Los resultados son “un secreto muy bien guardado” por los oficiales de la OTAN por razones de seguridad y de inteligencia, recoge Politico. Por su parte, el coronel de la Armada de EE.UU. y director de los ejercicios, Charles Elliott, aseguró a los periodistas que no hubo fallos y se negó a proporcionar detalles sobre puntos débiles encontrados. Por otra parte, el alto militar señaló que “es ciertamente posible” que la situación en Ucrania conllevó al aumento en el número de participantes presenciales, aunque no lo vinculó de forma directa.

“Hay un nivel de seriedad añadido; ya no es tan ficticio. Se ha vuelto bastante obvio que esas cosas están sucediendo en la realidad”, comentó Bernd Hansen, jefe de rama para el Ciberespacio en el Mando Aliado de Transformación de la OTAN, sobre el impacto del conflicto en Ucrania.

Actualidad RT

Comparte si te ha gustado
Scroll to Top