Recuperan en Granma más del 60 % del fondo habitacional afectado por las lluvias de junio

En correspondencia con la entrada de cemento a la provincia, se estima que antes del cierre de 2023 queden resueltas las afectaciones pendientes en los derrumbes parciales y en los techos

De las 390 viviendas que en esta oriental provincia sufrieron afectaciones provocadas por las intensas lluvias del pasado mes de junio, 250 de ellas habían sido resueltas hasta inicios de septiembre, lo que representa un 64 % de la recuperación en ese sector.

Yesser Izaguire Ojeda, director provincial de Vivienda, explicó que, de acuerdo con la estrategia propuesta para emprender las acciones recuperativas, desde las de menor complejidad hasta las más severas, se ha logrado en dos meses resolver 149 de los 196 derrumbes parciales reportados; restaurar 40 de los 45 techos con daños totales, y solucionar 52 de las 58 cubiertas que tenían afectaciones parciales.

El directivo señaló que la situación más complicada se mantiene en los 90 derrumbes totales reportados, de los cuales solo se han recuperado ocho en los territorios de Guisa (5) y Buey Arriba (3), y una vivienda de tipología I, que sufrió otras afectaciones.

«Los derrumbes totales llevan un régimen de recuperación más lento porque requieren de un proceso que incluye documentación, en algunos casos gestionar nuevos lugares más seguros para levantar las viviendas, además de un nivel superior de recursos para su ejecución», detalló Izaguire Ojeda.

Asimismo, el director de Vivienda en Granma dijo que en el municipio de Manzanillo –el que más afectaciones reportó, con 112– es donde persisten los mayores atrasos, debido a la envergadura de las acciones y la insuficiente disponibilidad de cemento.

Agregó que las inundaciones ocasionadas por el meteoro dejaron 970 afectaciones en pisos de tierra, de las cuales han sido resueltas hasta el momento 405.

Izaguire Ojeda apuntó que los municipios con los mayores daños en ese sentido –Manzanillo con 400, Yara con 124, y Bartolomé Masó con 40– serán priorizados en el programa para la erradicación de pisos de tierra, que este año tiene planificado ejecutar en la provincia unos 10 000 pisos.

No obstante, afirmó que, en correspondencia con la entrada de cemento a la provincia, se estima que antes del cierre de 2023 queden resueltas las afectaciones pendientes en los derrumbes parciales y en los techos (tanto parciales como totales); en tanto los mayores esfuerzos se deben concentrar, a partir del mes de noviembre, en los derrumbes totales. (Tomado de Granma )

Mailenys Oliva Ferrales

Avatar

Comparte si te ha gustado
Scroll to Top