Parecía utópico luego del estreno ante Arabia Saudita, pero Argentina rescató su orgullo, tejió una recuperación legendaria y sentenció hoy a Croacia (3-0) para convertir el sueño en realidad y clasificar al partido 64 de Qatar 2022.

    La selección albiceleste ratificó que no existen imposibles cuando los deseos, la garra, el amor a su gente y la calidad confluyen en un mismo núcleo, y mucho más si tienes de tu lado a uno de los mejores futbolistas de siempre: Lionel Messi.

    El capitán y número 10 de los triunfadores inauguró la pizarra al minuto 34 desde el manchón de penal, tras falta del portero Dominik Livakovic sobre el atacante Julián Álvarez en el área.

    «La Pulga» tomó la esférica, respiró profundo y soltó un misil para batir a uno de los guardametas destacados en la competición, que, esta vez, nada pudo hacer para salvar a los balcánicos como ante Japón y Brasil.

    El quinto gol de Messi en la justa alcanzó ribetes históricos, porque de un golpe se convirtió en el máximo artillero de su país en Mundiales, con 11, al dejar atrás a Gabriel Omar Batistuta (10).

    De igual manera, pasó a liderar la lista de más dianas entre jugadores en activo, por encima del alemán Thomas Muller (10), e igualó al francés Kyliam Mbappé en la carrera por la Bota de Oro del actual torneo.

    Poco tiempo después, Álvarez (39) corrió todo el campo en solitario en un contragolpe de valientes, dos rebotes en el área no lo amilanaron y remató a placer en medio de una defensa europea tímida, lenta y sin contundencia.

    Con el marcador 2-0 en el cierre de la primera mitad, la «Scaloneta» tenía el 50 por ciento del camino recorrido, pero sus parciales en el Estadio Lusail recordaron las negativas situaciones vividas con ventaja frente a Australia y Países Bajos.

    ​Ya en el complementario, Croacia intentó controlar la posesión, aumentar el ritmo de las acciones y buscar a su estrella Luka Modric, pero el destino volvió a darle la espalda porque la suerte estaba echada en favor de los sudamericanos.

    El siete veces ganador del Balón de Oro protagonizó una acción al nivel de sus mejores tiempos: recogió la redonda, quebró la cintura de Joško Gvuardiol, metió dos cambios de ritmo y asistió a Álvarez (69), autor de un doblete para llegar a cuatro tantos en suelo del Medio Oriente.

    A sus 35 años, Messi también igualó al teutón Lothar Matthaus como los exponentes con más partidos en este tipo de competiciones, ambos ahora con 25, pero el rosarino aún le queda otro por delante.

    Así, Argentina clasificó a su sexta disputa de la corona en Mundiales, tras levantar los trofeos en 1978 y 1986, algo que no consiguió en 1930, 1990 y 2014. La última vez, ya con Messi en el campo, debió ahogar las penas por el éxito de Alemania (0-1) en la prórroga.

    Comparte si te ha gustado