“Sé que tenemos mucho por resolver, no me gusta tapar el sol con un dedo”

La máster en Ciencias Sucel Domínguez Serrano, no visualiza su vida alejada del periodismo, por eso, cuando le propusieron ser directora de la Cnc TV Granma, lo asumió con la condición de no abandonar su trabajo reporteril. Tras resultar nominada como candidata al Parlamento cubano en las próximas elecciones nacionales por Bayamo, identifica otra vía …

“Sé que tenemos mucho por resolver, no me gusta tapar el sol con un dedo” Leer más »

La máster en Ciencias Sucel Domínguez Serrano, no visualiza su vida alejada del periodismo, por eso, cuando le propusieron ser directora de la Cnc TV Granma, lo asumió con la condición de no abandonar su trabajo reporteril. Tras resultar nominada como candidata al Parlamento cubano en las próximas elecciones nacionales por Bayamo, identifica otra vía para estar más cerca del sentir popular.

“Ser periodista te acerca a las personas, a sus opiniones e inconformidades. Que nadie piense que un periodista no está a tono con su realidad aunque no siempre se diga de la mejor manera, o como el pueblo lo espera escuchar, porque si no, no seríamos dignos de esta profesión”, sentencia Domínguez Serrano.

Y es que más allá de la remuneración y los privilegios aparejados a un cargo, está el compromiso con esta profesión que escudriña en el alma de la gente, que refleja y canaliza los problemas; que alerta, censura, sugiere, y que le ha permitido estrechar su vínculo con las masas.

Sobre lo que significa asumir este rol como candidata a Diputada al Parlamento cubano, expresó: “Me honró mucho que dos organizaciones de masas de tanto arraigo histórico, como los Comités de Defensa de la Revolución y la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), me propusieran. Las admiro mucho, por su trabajo tan sensible y directo. Confío mucho en la FMC, en los derechos ganados y que nos ha privilegiado la Revolución cubana.

“En lo personal, implica una responsabilidad mayor. Si bien no estoy lejos de las personas, tengo que estar cada vez más cerca de lo que les preocupa, lo que sienten, de todos esos problemas acumulados que sabemos que están, y que queremos resolver con el concurso de todos.

“Mi experiencia laboral me ha demostrado la valía del trabajo en equipo, enseñanza que aplico a mi vida y a esta nueva responsabilidad.

“Que el Diputado conozca, quiera resolver o transformar un problema, no es suficiente si el pueblo, los electores y los habitantes de un lugar determinado, no lo acompañan.

“Se conoce que esta nomenclatura tiene menos candidatos a Diputados, que hay más mujeres y que ha habido una intención con los jóvenes. El Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quiere que sea un proceso diferente, desde la raíz: que el Diputado esté más vinculado con los electores, a las comunidades vulnerables, a las necesidades de la gente.

“El diputado será como el periodista, que es la voz del pueblo ante el Parlamento. Él quiere, incluso, que sea más profundo, porque así lo exige el momento.

“He visitado comunidades con grandes vulnerabilidades. En estas he tenido la satisfacción de conocer personas buenas, humildes, que viven en condiciones que no son las que quiere esta Revolución para su pueblo, que distan mucho de las características de la zona urbana, sin embargo, tienen un corazón, un compromiso y unas ganas de hacer por este país, que te enamoran.

“Si tenemos personas en esas comunidades vulnerables, que siguen apostando por Cuba, mire, eso tienen que tener otra mirada. Tenemos que contagiarnos de esa vitalidad, de ese compromiso, desde el candidato a Diputado hasta el electorado, y hacer que prenda ese amor entre la mayoría de los cubanos que apostamos por Cuba.”

Sucel carga sobre sus hombros esa deuda eterna que las mujeres con cargos de dirección, tienen con la familia. De ella se retroalimenta y toma fuerzas para definir y continuar el rumbo.
“Necesito espiritualmente dedicarle tiempo a mi familia grande y a mi familia más estrecha: mi hijo, mi esposo… Compartir momentos específicos con ellos. En ocasiones, el tiempo no me alcanza, pero trato de que sea diferente. Tengo que aprender a organizarme mejor la vida en función de eso”, expone Domínguez Serrano.

Al cuestionarle qué la define como persona, apuntó: “Me define la familia, la honradez. Creo que todo lo que se haga de manera honrada, tiene un final feliz. No me ata nada material a ningún cargo, me atan las responsabilidades, y cuando asumo una, hago lo mejor posible”.


Alegre, entusiasta, perseverante, comunicativa y responsable, se muestra esta novel directora que no se deja intimidar por la inexperiencia, sino que apuesta por ese trabajo en equipo, que empuja y restaura a quienes equivocan o menguan de ánimo.

“Sé que tenemos mucho por resolver, no me gusta tapar el sol con un dedo, pero insisto, para que nuestro país avance, tenemos que caminar unidos.


“He aprendido que la construcción tienen que ser colectiva, de otra manera, no funciona, incluso para la vida tiene que ser en familia, entre todos; así es en el trabajo, en la vida, en un país, porque si no, no vamos a caminar juntos, ni el mismo camino, ni hacia el mismo horizonte.”

Anaisis Hidalgo

Comparte si te ha gustado
Scroll to Top