Para avanzar como país, hay que comenzar por el municipio

«La principal fuente de alimentación del pueblo tiene que lograrse en los territorios», afirmó Díaz-Canel, al realizar las conclusiones de la cuarta visita gubernamental a Granma
En una ejemplar cooperativa de Cauto Cristo, el Presidente insistió en que es indispensable generalizar las buenas experiencias. Foto: Estudios Revolución

El papel del municipio como motor impulsor para aspirar a desarrollar la economía local, provincial y nacional en medio del difícil contexto que vive el país, fue ratificado en Granma por el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al realizar las conclusiones de la cuarta visita gubernamental a la provincia.

«La principal fuente de alimentación del pueblo tiene que lograrse en los territorios», afirmó el mandatario cubano, quien explicó que, en la medida en que los municipios logren incrementar los niveles productivos para consolidar la soberanía alimentaria, el país podrá aspirar a destinar las importaciones a mejorar el bienestar de la población, y no solo a cubrir necesidades básicas.

En tal sentido, ejemplificó el trabajo de recuperación, incremento y diversificación de las áreas agrícolas en la cooperativa de producción agropecuaria (CPA) Carlos Bastida, donde, mediante la vinculación de los obreros al campo y a los resultados del trabajo, se ha logrado elevar los rendimientos productivos y repartir utilidades.

«Ahí está la muestra de lo que hay que hacer en la producción, pero tenemos que acabar de convertir esas excepciones en regla», señaló Díaz-Canel.

También en pro del desarrollo territorial, el Presidente señaló que es preciso emplear de forma más eficiente el presupuesto municipal para impulsar programas como el de la Vivienda y la construcción de células básicas; además de romper con la burocracia en el sistema empresarial mediante estrategias y encadenamientos con otras formas de gestión que permitan oxigenar sus flujos financieros.

Asimismo, el mandatario indicó robustecer los sistemas de trabajo de los Gobiernos municipales, basados en una planificación más eficiente, que contemple entre sus momentos más importantes los intercambios con los pobladores y los trabajadores.

En la reunión –en la que estuvieron presentes, además, los miembros del Buró Político, Salvador Valdés Mesa, vicepresidente de la República de Cuba, y Manuel Marrero Cruz, primer ministro; las máximas autoridades del Partido y del Gobierno en Granma, así como los vice primeros ministros y titulares de varias carteras en el país– se dieron a conocer problemáticas, desafíos y avances del territorio.

En su informe, la gobernadora de la provincia, Yanetsy Terry Gutiérrez, apuntó que 60 empresas operan con utilidades y 33 lo hacen con pérdidas; al tiempo que reconoció que se reportan atrasos en el programa de la erradicación de pisos de tierra y en la construcción de viviendas por la vía estatal. 

En cuanto al abasto de agua, explicó que en la provincia existen 54 sistemas de bombeo paralizados que afectan a más de 49 000 habitantes; en tanto, el programa materno-infantil incumple sus principales indicadores, con una tasa de mortalidad infantil de 7,37 por cada mil nacidos vivos.

Por su parte, el vice primer ministro Jorge Luis Tapia Fonseca dijo que la provincia tiene que aprovechar mejor sus potencialidades en cultivos como el café y el arroz, y en la producción de leche, para reducir las importaciones de estos productos.

Con relación a la atención al Plan Turquino, aseguró que la montaña requiere de una mirada diferente, si se quiere garantizar la permanencia de las personas allí y la existencia de una fuerza de trabajo dedicada a la producción de alimentos.

Marrero Cruz aseguró, además, que esta visita gubernamental a Granma –que incluyó sus 13 municipios y más de 200 objetivos económicos– contribuye a continuar consolidando el vínculo con el pueblo, en los barrios, y a fortalecer la gestión de los territorios.

¿POR QUÉ EN ALGUNOS LUGARES SE PUEDE Y EN OTROS NO?

«La tarea fundamental hoy es demostrar que experiencias como estas se pueden extender», señaló el Primer Secretario en la CPA Carlos Bastida, en el municipio de Cauto Cristo.

Por esta base productiva inició el Jefe de Estado su jornada de trabajo en Granma. Si aquí se tienen las mismas tierras, la misma tradición productiva, ¿por qué aquí se puede y otras cooperativas aledañas no lo logran?

La reflexión la hacía Díaz-Canel mientras dialogaba con el cuarentañero Enrique Chaveco Chacón, presidente de la CPA, que, como las otras de la región, tiene tierras bendecidas por las márgenes del río Cauto.

Desde hace tres años la Carlos Bastida, especializada en cultivos varios, ha logrado estabilidad productiva, con niveles de eficiencia y utilidades que le permiten hoy, por ejemplo, pagar 9 200 pesos de anticipo al mes, como promedio, a las 164 compañeras y compañeros que integran el colectivo, entre socios y contratados.

«¿POR QUÉ TÚ ERES EXCEPCIÓN Y NO REGLA?», INSISTIÓ DÍAZ-CANEL.

«Por el sentido de pertenencia que hemos logrado; por el trabajo; por imprimir entre la gente optimismo», respondió Chaveco Chacón, quien entre otros resultados enumeró la vinculación del hombre al área, de la que cada cual se ha apropiado como si fuera suya, incluyendo que cada uno, y entre todos, custodien a todas horas las tierras y bienes para, entre demás cautelas, evitar los robos.

Tampoco fue cosa de «sembrar y cosechar». Los resultados de los últimos años comenzaron a gestarse desde 2015, cuando Chaveco asumió la presidencia de una cooperativa que, por entonces, estaba a punto de la quiebra.

Atrasos de 15 meses en el pago al colectivo, por un valor de casi 300 000 pesos; deudas de más de 8 000 000 de pesos con el banco; el marabú campeando, y otros males, habían puesto sobre la mesa, casi de forma irreversible, la disolución de la CPA Carlos Bastida.

De entonces acá, el buen liderazgo y el compromiso revitalizado de los campesinos y sus familias fueron transformando, paulatinamente, el desestimulante panorama que se vivía aquí.

De los 32 miembros que en 2015 quedaban allí, hoy suman 164 compañeras y compañeros trabajando duro y bien. Y si en 2015 apenas tenían plantadas, y no siempre en el mejor estado, unas 125 hectáreas, a finales de 2019 e inicios de 2020 –antes del comienzo de la pandemia de la covid-19–, llegaron a tener sembradas sus 425 hectáreas cultivables, lo que exigió, antes, el desbroce de 300 hectáreas que permanecían cubiertas de marabú.

La comercialización de sus producciones, siempre a través de Acopio, a placitas de Cauto Cristo, Bayamo y de otros municipios de la provincia, la venta al turismo, contratos con la empresa mixta Tropical Contramaestre, y la confianza del Banco, que no les pone peros a los préstamos de la CPA Carlos Bastida, son algunas de las fortalezas que ha logrado construir esta base productiva.

Aquí, los socios, el personal contratado y la familia de todos, constituyen el principal punto de atención, porque para ellos el trabajo y el bienestar de sus miembros son la clave y el punto de partida para el éxito mutuo y el bien común del resto de la sociedad.

EN BAYAMO, ARTE ES NACIÓN

En la Casa Verde del Teatro Andante, liderada por el teatrista Juan González Fife, un proyecto social y comunitario que beneficia a niñas, niños, adolescentes y jóvenes, además de una continua interacción con los más diversos públicos de las zonas rurales y urbanas,

Díaz-Canel conoció el trabajo del grupo y pudo apreciar fragmentos de obras que por estos días se consagran a homenajear a la trovadora Teresita Fernández por parte de niños, titiriteros y demás gente del teatro.

El Presidente cubano visitó la sede del Teatro Andante, en la llamada Casa Verde, que recién inaugurada cumplió un viejo proyecto del colectivo, que ahora dispone de infraestructuras propicias para el desarrollo de iniciativas y para amplificar la educación artística de las nuevas generaciones, las que tienen en el movimiento infantil Los Andantinos uno de sus más bellos resultados.

Fife recordaría que aquí no solo se preparan a niñas y a niños para el dominio de lo artístico, sino también para la vida, para que se formen como personas de bien, un proceso que incluye la participación y ayuda permanentes de los padres de los pequeños.

El emblemático artista bayamés recordó que, por más de tres décadas, Teatro Andante ha llevado su arte a las comunidades más apartadas de la provincia y el país, así como ha sido parte de la fundación de proyectos como las Cruzadas Teatrales Guantánamo-Baracoa y la granmense Guerrilla de Teatreros.

Resaltó también el establecimiento aquí, en la Casa Verde, de un Café Cantante donde se privilegia la cultura nacional, y al cual los jóvenes acuden para participar de una propuesta diferente a las que abundan, y no para bien de la cultura, en otros muchos espacios.

Aquí se privilegia, ante todo, el enfoque en lo que define la identidad nacional, porque en Teatro Andante siempre se tiene muy en cuenta que el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz estuvo junto a ellos y defendió el arte que se proponían hacer.

Al conversar con teatristas, niños y padres quienes estaban en la Casa Verde, Díaz-Canel se congratuló por hacer la visita precisamente en vísperas del Día de la Cultura Nacional, este 20 de Octubre, y cuando esta semana se está celebrando la Fiesta de la Cubanía aquí en Bayamo, ciudad que es, dijo, raíz y forja de la nación.

El Presidente cubano agradeció a Teatro Andante por la tarea educativa, pedagógica y cultural que realiza, y en la que se reafirma la convicción de Fidel sobre la necesidad de forjar en las nuevas generaciones una cultura general integral que afiance, desde los valores, lo más genuino de nuestra nacionalidad.

Desde la creatividad, sin abrir espacio a la banalidad, a la vulgaridad, proyectos comunitarios como estos, subrayó Díaz-Canel, son los que salvan la cultura nacional, los que nos mantienen protegidos.

En tiempos como estos –agregó– es muy importante alimentar la espiritualidad, porque ella nos hace mejores como ciudadanos, como cubanos, como revolucionarios.

CONTROL Y EXIGENCIA EN BENEFICIO DEL PUEBLO

Si algo evidenció el recorrido de este jueves del miembro del Buró Político y primer ministro, Manuel Marrero Cruz, por objetivos económicos y sociales de la provincia de Granma, es que el

bienestar del pueblo requiere reactivar las capacidades productivas nacionales y fortalecer las acciones de control, pues ello permitirá el incremento gradual de las ofertas de bienes y servicios.

Precisamente, la implementación de las directivas generales para la prevención y el enfrentamiento al delito, la corrupción, las ilegalidades y las indisciplinas sociales, estuvo en la agenda del Jefe de Gobierno en esta cuarta visita gubernamental al territorio, quien se refirió a los precios abusivos.

«El control es nuestro principal problema. Nosotros tenemos que ponernos duros con los especuladores, con los intermediarios, con todas las personas que intervienen en esa cadena: desde el que produce hasta el pueblo, que es el que compra», señaló el Primer Ministro, quien reconoció que muchas veces el consumidor paga el doble y hasta el triple del costo de los productos que adquiere.

Igualmente, Marrero Cruz hizo énfasis en la protección de los recursos de la población, ante las limitaciones materiales y financieras que enfrenta el país. A la par, indicó revisar los sistemas de trabajo y el rigor en la aplicación de las medidas de seguridad y control en las estructuras productivas a todos los niveles.

Tenemos que incorporar a la población en estas acciones y cuidar, por ejemplo, las bodegas, detalló el Jefe de Gobierno. «Dondequiera que haya un almacén, una fábrica, tiene que existir un sistema de vigilancia, de guardias obreras», aseveró.

El Primer Ministro también visitó la casita infantil El arte de soñar, que constituye una variante de atención educativa a la primera infancia ante el déficit de capacidades de círculos. La instalación, perteneciente a la Escuela Profesional de Arte Manuel Muñoz Cedeño, tiene una capacidad para 60 niños.

Al recorrer la entidad, la cual beneficia de forma priorizada a madres, padres y tutores quienes trabajan allí, y en otras instituciones del sector cultural, Marrero Cruz ratificó que, como parte de la Política para la atención a la dinámica demográfica, debe generalizarse esta alternativa en las entidades laborales con condiciones para ello.

Posteriormente, llegó hasta la Empresa Mecánica de Bayamo, una industria vital para el programa alimentario, pues se dedica a la producción de máquinas para riego de pivote central eléctricas. Además, comercializa otros productos como enrolladores, molinos a viento y torres de alta tensión.

El colectivo de esta entidad se esfuerza por la sustitución de importaciones, la aplicación de ideas innovadoras, y profundiza los lazos con la universidad y otros institutos, en pos de vincular la economía con la ciencia. Al respecto, el Primer Ministro constató la puesta en marcha de varios proyectos asumidos por la empresa.

Durante el recorrido, se interesó por el salario y la distribución de utilidades a los trabajadores, e insistió en las ventajas del autoconsumo para mejorar la alimentación del personal que allí labora.

Periódico Granma

Periódico Granma

Comparte si te ha gustado
Scroll to Top