Familiares, amigos y admiradores de Pablo Milanés despidieron este miércoles al cantautor cubano en una capilla ardiente instalada en la Casa de América de Madrid, España.

En el homenaje fueron depositados numerosos ramos de flores, blancas en su mayoría, frente al féretro del artista, instalado desde las 10H30 (hora local) hasta las 15H30 (hora local), algunas de estas ofrendas enviadas por compañeros de profesión, como Joaquín Sabina o la discográfica Universal Music.

Asimismo, trabajadores de la institución señalaron que se trata de la primera vez que Casa de América prepara una de sus salas como capilla ardiente para honrar a una personalidad.

Durante la conmemoración la población hizo cola por la entrada principal del edificio, en la céntrica Plaza de Cibeles, desde primera hora; mientras que numerosos artistas y periodistas cubanos que residen en Madrid hicieron acto de presencia.

“Fue uno de los fundadores de la Nueva Trova, ese movimiento de compositores jóvenes que con la Revolución irrumpió en un escenario con canciones que son hoy símbolo de toda una generación, pero que también fue acogida con gran respeto, con gran admiración por las generaciones más jóvenes actuales”, recalcó el embajador de Cuba en España, Marcelino Medina.

Para homenajear a Pablo en su tierra, la familia del trovador convocó a amigos y admiradores a firmar un libro de condolencias en el que fue su estudio de grabación en La Habana.

Comparte si te ha gustado