Informan sobre la marcha del proceso de bancarización

La Habana, 23 nov (ACN) Directivos del Banco Central de Cuba (BCC) informaron sobre la marcha del proceso de bancarización en el país, tras cuatro meses de iniciado, al intervenir en el programa de la Mesa Redonda.

   Joaquín Alonso Vázquez, presidente del Banco Central de Cuba, inició su intervención señalando que no se ha podido avanzar con la velocidad que se ha alcanzado en otros países, pues a la mayor de las Antillas se le obstaculiza el acceso a  las nuevas tecnologías, lo cual ha representado a su vez un incentivo para elevar la preparación y con los recursos disponibles realizar los procesos que viabilicen las transacciones bancarias.

   En ese sentido, apuntó a que a partir de la innovación y el desarrollo de las tecnologías, ya con un código QR no es necesario el uso de otros equipamientos costosos. Con el trabajo conjunto de ETECSA, Enzona, las redes de TPV de Fincimex y el sistema bancario, existen muchas posibilidades para seguir avanzando en la bancarización de transacciones.

   Alonso Vázquez recordó que el efectivo es el medio de pago que más cuesta al país, pues para emitirlo hay que importar el papel, las tintas, equipamiento, piezas de repuesto, insumos. Y que luego de su emisión requiere de transportación, custodia, distribución, lo que requiere de fuerza de trabajo y gastos energéticos.

   En su intervención, refirió además que la fuerza laboral del sistema bancario se ha visto descapitalizada, debido a la distorsión de los ingresos salariales del sector estatal en relación con el sector no estatal, entre otros factores, lo cual ha afectado la línea de trabajadores en caja.

   Aunque se incrementó la línea de cajas para atención a clientes y se establecieron sistemas de pago por resultados para estimular a los trabajadores, solo se encuentra completada la línea de caja al 84 por ciento (%), siendo el más bajo en la capital, justo donde existe mayor concentración de población, actores económicos y de operaciones.

   De ahí que se siga enfocando el trabajo en alternativas para que las personas necesiten ir cada vez menos al banco, lo cual es uno de los objetivos de la bancarización.

   Según los datos presentados por los funcionarios del BCC, en el año 2020 el 57,79% de las operaciones se realizaban en efectivo, mientras que el 42,21% no usaba efectivo.

   Para 2021, con la incidencia de la pandemia de COVID-19 y el incremento de las operaciones desde el domicilio y la potenciación del comercio electrónico, se invirtió la situación, y se constató que el 72,16% de las operaciones se realizaron sin el uso de efectivo y solo el 27,84% de las mismas lo emplearon.

   Esta condición se ha mantenido, e incrementado en los años posteriores hasta la actualidad.

   A partir de la promulgación de la Resolución 111 del BCC en agosto pasado, se ha ido creciendo en un ritmo mensual del 0,6% aunque todavía no estamos satisfechos, reconoció, pues existen capacidades para avanzar más.

   Sin embargo, aunque el crecimiento de las operaciones a través de los canales electrónicos creció un 8,3% en septiembre, y se espera para noviembre un aumento de casi el 30%, la retención de efectivo en manos de la población y de un grupo de actores económicos no estatales sigue creciendo también, un fenómeno que representa un alto costo para la economía, pues crea distorsiones como el fenómeno inflacionario, que todavía no se ha detenido.

   Esto significa, reconoció Alonso Vázquez, que aún debemos crear estrategias para que esos actores económicos puedan desarrollarse plenamente sin tener que retener el efectivo.

   La retención de efectivo, añadió, impide la transparencia de las finanzas de los actores económicos, lo cual puede incurrir en la violación de la legalidad del país.

   Desde el BCC se mantienen acciones de capacitación financiera, y se ha alertado a las entidades violadoras de la Resolución 111 como primera medida, pero de continuar las violaciones el sistema bancario estaría en la obligación de aplicar los medidas cautelares establecidas en el Decreto Ley 363, que pueden llegar incluso a la suspensión del servicio bancario, sin el cual un actor económico no podría operar.

   El directivo aclaró una vez más que el proceso de bancarización no significa que se eliminará el uso del efectivo.

   Precisamente sobre la retención de efectivo fuera del sistema bancario, Julio Pérez Álvarez, director general de sistemas de pagos del BCC, explicó el fenómeno impacta en el incumplimiento de la obligación del sistema bancario para responder a las extracciones de efectivo a través de las cajas y cajeros automáticos, compromete pagos de nóminas salariales, jubilaciones.

   Ello, recalcó, ha exigido un esfuerzo superior del sistema bancario y las instituciones para cumplir con su misión.

   Pérez Álvarez adelantó que se pretende incorporar en el futuro al cono monetario existente, monedas metálicas con valor de 10 pesos, que tiene mayor durabilidad que los billetes de igual denominación.

   Alberto Quiñones Betancourt, vicepresidente del BCC, se refirió a la gradualidad del proceso de bancarización, basada en la creación de condiciones para su implementación.

   En los casi cuatro meses de la implementación se ha realizado un acercamiento con las entidades y actores económicos para explicar el proceso y sus beneficios.

   Asimismo, se ha trabajado en la capacitación de los trabajadores bancarios, del cual ya se ha capacitado el 98,48%, así como de 300 mil 627 actores económicos (entidades estatales, no estatales y personas naturales)  lo cual representa el 56,3% del potencial existente.

   Al referirse a los pagos digitales, señaló que se han identificado problemas internos con las plataformas de comercio electrónico, dado por el aumento del volumen de operaciones, y que se ha trabajado en el perfeccionamiento del proceso, para que sea más ágil.

   Entre las provincias que más avanzan en el uso de los canales digitales se encuentran La Habana, Matanzas, Villa Clara, Holguín y Santiago de Cuba, señaló el directivo, que aprovechó para elogiar la iniciativa de realizar en varios territorios las denominadas ferias tecnológicas para estimular la venta con el uso de los pagos digitales.

   Asimismo, se evidencia un incremento de los comercios que solicitan la habilitación de los códigos QR para el pago electrónico y el uso de los terminales de punto de venta en las tiendas de CIMEX y Tiendas Caribe, donde se incentiva la existencia de variedad de canales de pago electrónico, a fin de que el cliente pueda elegir cuál usar.

   Quiñones Betancourt también mencionó el avance en el empleo del servicio de caja extra, donde se destacan las provincias de Holguín, Matanzas, Villa Clara, La Habana.

   Al finalizar el programa, el presidente del BCC insistió en que la diferenciación de precios en los comercios en dependencia de si se paga en efectivo o de manera digital representa una ilegalidad, así como la negación a aceptar pagos digitales teniendo las condiciones para asumirlo, o rechazar determinadas denominaciones de billetes de alta o baja denominación.

Agencia Cubana de Noticias

Agencia Cubana de Noticias

Agencia con cobertura nacional de la República de Cuba.

Comparte si te ha gustado
Scroll to Top