Tegucigalpa, 26 dic (Prensa Latina) El ministro de Educación de Honduras, Daniel Esponda, afirmó hoy que el método de alfabetización cubano “Yo sí puedo”, en práctica en esta nación centroamericana, es el mejor del mundo

En entrevista exclusiva con Prensa Latina vía telefónica, el titular manifestó su alegría y entusiasmo con la presencia en el país de la segunda misión de educadores cubanos, la cual llegó aquí la semana pasada.

Esponda recordó la primera brigada de maestros de la isla caribeña que trabajó en Honduras en el año 2006, cuando “estuvimos en esa época a escasos tres meses de declarar al país libre de analfabetismo”.

“Lamentablemente la ultraderecha le dio un golpe de Estado al gobierno del entonces presidente Manuel Zelaya (2006-2009), pero la misión cubana de aquel momento dejó los índices de analfabetismo casi por debajo del seis por ciento”, rememoró.

Al respecto, expresó que hoy el país registra un 11 por ciento de analfabetismo como promedio, pero existen algunos municipios que superan el 17 por ciento.

“Con la asesoría de nuestros hermanos cubanos, la entereza que ha dado la Revolución a sus educadores, permitirá a los nuevos docentes junto a los maestros hondureños, erradicar el analfabetismo al cierre de nuestro gobierno”, aseguró.

Según el ministro, el equipo de trabajo de la misión cubana, integrado por 123 profesionales del sector educativo, está desplegado en todos los municipios hondureños en tareas de asesoramiento y organización de la jornada nacional de alfabetización.

Asimismo, resaltó la importancia de la cooperación con Cuba, pues las experiencias de éxito de la isla en materia educativa permitirán construir en el país de los pinos una reforma orientada a definir principios filosóficos.

“Un sistema pedagógico construido desde la perspectiva de Francisco Morazán, bajo los principios de José Martí. El nuevo sistema educativo en el marco del plan de refundación, permitirá formar a los hondureños que necesita el país para ser liberado”, comentó.

El funcionario gubernamental mencionó como el principal objetivo de la misión erradicar el analfabetismo en Honduras, terea que debe concluir al cierre de 2024 con la ayuda del método cubano.

Para ello-dijo- también llegaron asesores en temas curriculares, metodológicos, lo cual permitirá crear un sistema educativo realmente liberador que le entregue las herramientas técnicas a los estudiantes.

“Otro elemento que forma parte del convenio con Cuba, es que hemos seleccionado a un equipo de 20 educadores de todos los niveles de enseñanza para que hagan estudios doctorales en La Habana”, apuntó.

A decir de Esponda, de esa mamera se formarán docentes hondureños de alto nivel “para que sean los líderes de este proceso de reforma que, desde luego, tomará unos años”.

“Con todo el trabajo que se han hecho y los objetivos planteados con la cooperación internacional que nos brinda Cuba, vemos un sistema de educación hondureño pertinente, orientado a alcanzar el desarrollo humano del país”, aseveró.

Aludió a la educación como el espíritu de los pueblos, pues solo a través de ella “vamos a ser capaces de construir una patria libre y soberana”.

“Tenemos el reflejo de nuestro hermano pueblo cubano, que cuenta con un sistema educativo robusto, con altos niveles de capacidad científica”, subrayó.

En ese sentido, se refirió al impacto en el sector del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a la isla desde hace más de seis décadas, medida que calificó de inhumana.

“Eso para nosotros es el claro ejemplo de que un sistema educativo muy bien construido y constituido es capaz de fortalecer, humanizar, pero, sobre todo, capaz de generar además de patriotismo, solidaridad”, manifestó.

Al referirse a las proyecciones de Honduras para los próximos años desde el ámbito educativo, Esponda recordó cómo los gobiernos neoliberales cerraron las escuelas normales y ahora el Ejecutivo de la presidenta Xiomara Castro las reabrirá.

“El próximo año las reabriremos en modalidad bilingüe, además hemos definido cinco grandes elementos para profundizar, garantizar y desarrollar nuestra educación”, explicó.

Al respecto, mencionó la alimentación escolar, infraestructura docente, libros de textos, mobiliario y los ambientes escolares.

“Las noticias de los gobiernos neoliberales era reducción del presupuesto en educación y nosotros logramos a través del asesoramiento y los ejercicios con el Ministerio de Educación de Cuba, aumentar ese presupuesto”, señaló.

De ese modo, para el 2023, la administración de la primera mujer presidenta de Honduras tiene previsto aumentar esos recursos en educación en casi cuatro mil millones de lempiras (unos 162 millones de dólares).

Comparte si te ha gustado