Seis de oro para Cuba y otra más para Elisbet Gámez

Desde el tatami, el tapiz de gimnasia y la piscina llegaron los títulos

En presentaciones sucesivas que concentraron ayer el mayor poder de la escuadra cubana, los judocas Iván Silva, Kaliema Antomarchi, Idalys Ortiz y Andy Granda impusieron su talla de campeones en el cierre de los combates individuales de los XXIV Juegos Centroamericanos y del Caribe, en una jornada en la cual Elisbet Gámez emergió como reina de la piscina de esta cita, y un cubano, Diorges Escobar, se colgó la misma corona en la gimnasia artística.

A falta del torneo por equipos, que acontecerá hoy, la formación nacional igualó ya, con ocho, los títulos alcanzados en Barranquilla 2018, y registra, además, tres medallas de plata y dos de bronce.

Los cuatro mencionados, junto a Liester Cardona, llegaron a la discusión final, y fue el sub­campeón mundial de los 90 kg, Iván Silva, el primero en asentar su clase, no sin sudar el judogui ante el dominicano Robert Florentino, por ippon en cuatro minutos.

Para despejar todas las dudas por su ausencia de competencias, debido a una lesión, Kaliema Antomarchi solo necesitó 1:09 minutos para doblegar por ippon a la dominicana Eiraima Silvestre, y revalidar su titularidad en los 78 kg.

Casi el mismo breve tiempo (1:02) requirió la ahora tricampeona de la región, Idalys Ortiz, para derrotar fácil, en más de 78 kg, a Brigitte Carabali, de Colombia.

Al cierre, Andy Granda, en más de 100 kg, levantó su segunda diadema a este nivel, al vencer al mexicano Sergio del Sol. Liester Cardona, de los 100 kilos, quedó en plata.

Elisbet Gámez, se colgó su tercer premio, uno de plata en los 400 libres, y los dos de oro, el de 200 y ayer en los 100 (55,57 segundos), siempre en el estilo libre, podio al que, como en el de 200, asitió, vestida de bronce, Andrea Becalí (56,51). En tanto, Escobar hizo revivir a Cuba en los tapices gimnásticos.

Periódico Granma

Comparte si te ha gustado
Scroll to Top