Venceremos unidos

Para la doctora Yeilenis Tamayo Román, especialista en Primer Grado de Medicina General Integral, es un orgullo ser médico, debido al sacrificio que implica y por saber que es una profesión útil y humanitaria.
FOTO/ Yelandi Milanés Guardia

Por Yelandi Milanés Guardia

La preocupación por el estado de salud delicado de su mamá y el  anhelo de querer ayudarla a sanar, la llevaron a vestir una bata blanca.

Además, confiesa, la solidaridad y el amor no solo son valores intrínsecos de su profesión,

sino que le fueron inculcados desde pequeña por la progenitora.

Según declaró a La Demajagua esta yarense: “Cuando hacemos bien nuestro trabajo, nos sobreviene una sensación gratificante, nacida del agradecimiento de los pacientes.

Por ello valoro tanto su calidad de vida y me esmero en el trato, para que se vayan complacidos.

“En los 13 años de ejercicio profesional, he aprendido a ser mejor ser humano, y a sentir el dolor de otra persona como si fuera el mío, pero eso solo sucede si logras ponerte en la piel de los demás”.

Para esta joven funcionaria de la Dirección municipal de Salud, las reglas de oro de la medicina son brindar servicios con toda la ética y profesionalidad posible, además de mantener intacta la moral de los pacientes, teniendo en cuenta que un padecimiento determinado le puede generar vergüenza.

Entre sus premisas está que los conocimientos médicos  deben ser útiles para el mundo, debido a la formación internacionalista de los galenos cubanos, los cuales han esparcido saberes en disímiles países, como Venezuela, donde Tamayo Román tuvo el privilegio de contribuir a mejorar los indicadores de salud.

Interrogada sobre los próximos festejos del 1 de Mayo, resaltó que es una buena oportunidad para patentizar la defensa de Cuba y de nuestras conquistas.

“Cuando pienso en esa importante fecha, vienen a mi mente las palabras felicidad, emoción, fiesta, compromiso, y muchas más, porque ese día tiene un gran significado para los nacidos en este archipiélago.

Debe erigirse como pretexto ideal para convertirnos en mejores compañeros y practicar más la intersectorialidad entre los diferentes organismos y entidades.

“El primer día del quinto mes del año, es necesario demostrar que nadie puede derrotarnos, y debe ser un incentivo para crear y aportar más. Nuestro mayor baluarte es la unión. Solo unidos venceremos a quienes intentan derrocar la Revolución cubana”.

La Demajagua

Comparte si te ha gustado
Scroll to Top