Granma, ostenta una geografía y condiciones envidiables para el desarrollo agrícola. No son pocos los ejemplos alentadores y las manos laboriosas.

48 mil productores y seis polos productivos conforman el panorama del territorio en aras de llevar al pueblo alimentos.

Sin embargo 2022 demostró que son muchas nuestras reservas aún, aunque también reveló que para los granmenses los imposibles no existen.

Como parte de la política económica y social cubana, la ejecución de proyectos de desarrollo local, permite aprovechar la infraestructura, cultura, actores económicos y demás recursos endógenos, para crear iniciativas sustentables que impacten en la calidad de vida de la población.


“Más que darle cumplimiento a un plan que sabemos que no alcanza, más que crecer o decrecer, se trata de trabajar en función de consolidar las bases para buscar alternativas propias de la provincia para proporcionar alimentos al pueblo.”

— Alexander Rojas, Delegado de la Agricultura en Granma

Impulsar autonomía en los municipios.

Sobre esa base, y a partir de la política establecida en el decreto 33 relacionado con la gestión estratégica, en Granma están aprobados más de un centenar de proyectos, en el orden económico – productivo, sociocultural e institucionales, a partir de la aplicación de la ciencia, la innovación y la tecnología.

El impacto de estos proyectos en el sector agroalimentario es notable, desde Granma, provincia que crece por dentro.

El desarrollo local en Granma se consolida en los trece municipios. Buscar autoabastecimiento, generar empleos y mejorar el bienestar social, a partir de nuestras potencialidades, constituye prioridad en este territorio del oriento cubano.

Maridelsa Pantoja Hernández, Productora, vea su entrevista en el minuto 8 del video final su experiencia en el cultivo de granos, especialmente el garbanzo.

Como parte de la estrategia gubernamental, se dinamizan procesos de formación, capacitación, y entrenamiento y asistencia técnica a decisores, empresarios y nuevos actores económicos, como parte de la articulación y encadenamiento que generen productos y servicios de alta demanda en el actual conecto que vive el país.

Si hay un ejemplo de cómo se revierte en victoria un revés, ese es el de la Cooperativa Carlos Bastida del municipio de Cauto Cristo, paraje bendecido por el Río Cauto.


“Queremos crecer en más de 40 hectáreas de piña, que es el fuerte que tenemos, aunque tenemos coco”

— Juan Aníbal Fonseca, Productor

Cuentan que en 2017 las tierras que hoy dan frutos estaban al borde del abismo.

El vínculo entre el arte y el emprendimiento también ha hecho su aporte al desarrollo local. En la finca El Paraíso, del productor Juan Aníbal Fonseca Figueredo se trabaja desde la cultura del detalle, en el fomento de frutales y cultivos varios de forma orgánica.

Este productor de avanzada, se involucra además en la crianza de animales de corral y en la construcción de un área para el sano esparcimiento tanto para visitantes nacionales como foráneos.

En su condición de artista, Aníbal espera con el proyecto conjugar de forma armónica el trinomio arte, agricultura y sano esparcimiento, en un entorno acogedor en intercambio directo con la naturaleza.

Potenciar el encadenamiento productivo.

Desde inicios de 2022, el granmense Carlos Luis Rodríguez Carrazana, se inserta en un proyecto de desarrollo para la producción sostenible de huevo de gallina y codorniz, con pretensión de alcanzar en un año cerca de un millón de unidades.

Ubicado entre las prioridades del país la producción de alimentos tiene una expresión también tras la en vigor la ley de Soberanía Alimentaria y Seguridad Alimentaria y Nutricional.

El granmense Carlos Luis Rodríguez Carrazana, se inserta en un proyecto de desarrollo para la producción sostenible de huevo de gallina.

En Granma se dan pasos iniciales que tributan a la calidad de vida de los habitantes de esta porción del oriente cubano.

La Esperanza es un sitio tal como su nombre lo describe. Una historia de amor por la familia, por la pareja y por Cuba. Estas tierras conservan el buen sabor que trajo al campesino cubano la ley de reforma agraria.

Mirar el 2023 con ojos apasionados por un país que se construye también desde el surco es una premisa en Granma.

Le puede interesar: 2022, año de grandes desafíos para los productores niquereños

El camino para nada fácil, pero para los cubanos y en especial para los granmenses, claudicar no es opción.

En esta región oriental, sacarle lo mejor a la tierra es una satisfacción. ( por Susel Domínguez Serrano y Jorge Luis Ríos)

Comparte si te ha gustado