En los albores del siglo veinte, cuando las mujeres estaban confinadas a las tareas domésticas y el cuidado de sus hijos, una joven que firmaba sus poemas bajo el seudónimo de Liana de Lux, estremeció con su rebeldía a la sociedad puritana de Bayamo.

Su nombre completo era María Luisa Enriqueta del Carmen Milanés, y nunca se sometió a las rígidas costumbres de la época; por el contrario, se dedicó por completo a estudiar, aprender y escribir. Para los bayameses todos los detalles vinculados con su vida, su obra y su muerte se han convertido en una verdadera leyenda.

Parte 1

Comparte si te ha gustado