A enfrentar los desafíos y retos del nuevo año con una manera diferente de hacer, y con soluciones propias de cada lugar, convocó Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, en Ciego de Ávila, territorio por donde inició ayer sucesivos intercambios con las máximas autoridades de todas las provincias de Cuba.

Evaluar las acciones que se han diseñado para enfrentar la situación económica y social de la nación es el objetivo de estos encuentros, al primero de los cuales asistieron también los miembros del Buró Político, Manuel Marrero Cruz y Roberto Morales Ojeda, primer ministro y secretario de Organización del Comité Central del Partido, respectivamente.

Díaz-Canel señaló que se busca una transformación en la actitud y una comprensión del momento que vive el país, de la necesidad de revertir la situación en el menor tiempo posible, y que mucho depende de la manera en que los cuadros enfrenten las tareas en todos los ámbitos de dirección.

Para nadie es un secreto que el día a día de los cubanos y cubanas en el año 2022 fue muy tenso por las carencias y presiones; con gran complejidad en la vida cotidiana, sobre todo las provocadas por la COVID-19, la inestabilidad del sistema electroenergético y el recrudecido bloqueo, entre otras causas.

Pese a ello, aseveró, hay una sensación de esperanza; hay ánimo para revertir y transformar la situación.

«Se trata de que todos nos entreguemos a responder la interrogante de cómo vamos a revertir, urgentemente, la realidad que estamos viviendo», dijo, al tiempo que alertó de que la creatividad y la resistencia se resienten cuando chocan con la burocracia, la desidia y la corrupción que existe en determinadas capas intermedias, y pone obstáculos donde se necesita la solución.

Refirió que hay un pueblo que espera porque se desaten las verdaderas potencialidades, las reservas productivas que propicien el incentivo y no los lastres; un pueblo que espera por el necesario despegue de la empresa estatal socialista, y que la agricultura dé respuesta a la producción de alimentos.

Llamó a sacudir la inercia, desterrar el burocratismo y la autocomplacencia, y convocó a un mayor involucramiento popular en todo.

«Tenemos que asumir el reto de que sí se puede superar la crisis que vive el país. Tenemos que estar conscientes de que es posible hacerlo –esta crisis que depende del bloqueo y de la situación mundial–, porque todos tenemos capacidad para aportar más a la transformación revolucionaria, estudiando los problemas y analizando las contradicciones, comparando, tomando en cuenta los criterios de la población y de expertos, siempre asumiendo en cada decisión un enfoque anticapitalista, que prevalezca siempre la lógica de emancipación socialista», agregó.

En una de las intervenciones, Morales Ojeda aseveró que «tenemos un gran reto y compromiso con nuestro pueblo, en mejorar el bienestar y la calidad de vida, y eliminar progresivamente todo lo que lo impide: inflación, desabastecimiento, calidad de los servicios, devaluación monetaria, corrupción, ilegalidades…».

Marrero Cruz precisó que se viven tiempos diferentes, y «no podemos entrarle a 2023 haciendo más de lo mismo. Hay que trazar metas concretas, ponernos indicadores. Y el centro de todo aquí es el municipio».

De Ciego de Ávila, como una de las provincias estratégicas para el país en la producción de alimentos, se señaló que debe agilizar la entrega de tierras a los productores y a más de 30 organismos del territorio en condiciones de asumir una gran parte de las más de 26 000 hectáreas ociosas, a fin de dar la respuesta productiva que necesita el territorio y la nación.

Ante esa realidad, Liván Izquierdo, miembro del Comité Central del Partido y su primer secretario en la provincia, expresó a la máxima dirección del país que, entre febrero y marzo próximos, los organismos del territorio tendrán disponibles sus correspondientes hectáreas de tierra.

Como parte del debate, presentaron sus proyecciones para 2023 importantes empresas avileñas como Ceballos y La Cuba; también autoridades de municipios como Majagua y Ciro Redondo.

¿Cómo vamos a hacer del 2023 un mejor año? ¿Con qué potencialidades cuentan las provincias para lograrlo? De esos temas esenciales han tratado las reuniones que iniciamos ayer por Ciego de Ávila y Sancti Spíritus. Llegaremos a todo el país en un debate franco y muy esperanzador.

EN SANCTI SPÍRITUS: DESARROLLAR LOS MUNICIPIOS ES POTENCIAR LA NACIÓN

El encuentro entre la máxima dirección del país con las autoridades, empresarios y directivos en Sancti Spíritus llevó a debate, este jueves, las potencialidades del territorio para superar la actual situación socioeconómica del país.

La reunión estuvo presidida por el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez; el secretario de Organización del Comité Central del Partido, Roberto Morales Ojeda, el primer ministro Manuel Marrero Cruz, la primera secretaria del Comité Provincial del Partido en Sancti Spíritus, Deivy Pérez Martín y la gobernadora provincial, Teresita Romero.

Como en la jornada precedente en Ciego de Ávila, se evaluó en profundidad la situación actual, el uso de la ciencia y la innovación, de la comunicación social y la marcha de la transformación digital. Además, el espacio fue propicio para impulsar el cumplimiento de las ideas, conceptos y directrices del 8vo. Congreso del Partido para eliminar trabas.

En referencia al encuentro en suelo espirituano, Díaz-Canel señaló que fue «alentador, sobre la base de soluciones locales». También comentó que «hay valentía y confianza en lo que debe hacerse».

Durante sus intervenciones, reflejó la importancia de asumir la vitalidad económica y social de las localidades como un pilar fundamental en el avance de la nación, pues «desarrollando los municipios desarrollamos las provincias, y desarrollando las provincias desarrollamos el país. De otra forma no lo vamos a lograr».

Recordó, además, que el año anterior fue muy difícil, y estuvo marcado por una enorme campaña de descrédito y una guerra económica que trató de dañar a la Revolución, aunque no lograron que el pueblo rompiera con su proyecto social.

NO HAY RESPUESTAS SENCILLAS, PERO HAY RESPUESTAS

¿Qué vamos a hacer para producir más alimentos, dar más servicios y de calidad, disminuir la demanda eléctrica, para estremecer la empresa estatal socialista…? ¿Cómo vamos a construir más viviendas, a potenciar el talento y a generar más riqueza? ¿Cómo vamos a incorporar más a los jóvenes a las diferentes acciones?

Esas preguntas, expuestas por Morales Ojeda, guiaron el entorno del diálogo, en el cual quedó claro que el bloqueo de EE. UU. continúa como el principal obstáculo para el desarrollo de la nación. Pero, como expresara él mismo, «conscientes de que no han dado señales para eliminarlo, no podemos impedir avanzar con nuestros propios esfuerzos en aquellos frentes con potencialidades para explotar».

De Sancti Spíritus, la Primera Secretaria del Comité Provincial del Partido abordó los diferentes polos productivos en los que el territorio ha invertido, y las acciones a corto y largo plazo para dar respuesta al complejo contexto nacional.

Tanto directivos como productores expusieron experiencias concretas, entre las cuales destacan los planes de la agricultura, enfocados hacia una mejor producción de semillas y métodos que posibiliten siembras con mayores resultados.

Sobre la producción porcina se detalló que estará potenciada por los alimentos obtenidos de las tierras entregadas a la Empresa Porcina Sancti Spíritus. También se han obtenido créditos del Ministerio del Turismo para minindustrias enfocadas en la producción de alimentos especiales para los animales.

La atención al productor y a la agricultura también centra la estrategia de recuperación en este sector, fundamental para la alimentación del pueblo, razón por la cual buscan superar la producción de 2019, cuando se obtuvieron 20 000 toneladas de carne.

Desde el sector azucarero, sus representantes explicaron el punto en que se encuentran: solo con un central moliendo, pero los dos con un plan en ejecución para desarrollar, a través de la diversificación, una mejor gestión económica.

Durante el encuentro, el Primer Ministro señaló que, aun cuando en 2023 también habrá muchos desafíos, están creadas las bases para que sea un año mejor. Agregó la disposición de avanzar, con la seguridad de que debemos hacer cosas diferentes, en la descentralización para promover más la toma de decisiones en los municipios.

«Tenemos hoy muchas decisiones de gobierno aprobadas que son de transformaciones profundas, pero algunas demoran en su ejecución. Entonces, hay que revisar al detalle esto, y revisar su implementación, impacto y resultado», agregó.

También volvió a destacar la importancia de dar respuesta, con sensibilidad, a los planteamientos populares; fortalecer el trabajo de los delegados y apoyarlos más, y analizar cómo estimular mejor la relación entre las empresas privadas y las estatales.

Comparte si te ha gustado