Dos jóvenes, un mismo sueño

Rosario Pompa Figueredo es instructora de arte, licenciada en danza, de la escuela primaria Guillermo González Polanco y fue electa, por primera vez, delegada de la circunscripción No. 36 del consejo popular San Pablo de Yao, del municipio de Buey Arriba y diputada al Parlamento cubano.
FOTO Rafael Martínez Arias

Por Fátima Pompa Frómeta

“Ingresé a la Juventud Comunista con 22 años.

Al cumplir los dos años de servicio social en la montaña, regresé a mi localidad en San Pablo del Yao, donde integré la Unión de Jóvenes Comunistas.

Hoy tengo la responsabilidad de ser la secretaria general del comité de base de mi colectivo docente.

“En la comunidad he ocupado diferentes responsabilidades, como delegada de circunscripción y dirigente de base de los CDR.

Fui electa delegada al IX Congreso de esa organización.

“Ostento la doble militancia, pues también pertenezco al Partido Comunista de Cuba (PCC).

Con mucho orgullo represento a los jóvenes y al pueblo de Buey Arriba en general.

“El trabajo es duro, requiere de mucho esfuerzo.

Ser diputada del Parlamento cubano es un gran compromiso.

Siempre me ha gustado trabajar con el pueblo, contribuir a resolver sus problemas, darle respuestas a sus preocupaciones.

Me siento orgullosa de ser delegada de base desde hace casi un año.

“Quiero demostrar que los jóvenes sí podemos, que estamos dispuestos a ayudar y  a servir de apoyo al pueblo que tanto nos necesita.

Para mí ha sido todo un reto que asumo con mucho entusiasmo, una evidente muestra del rol de los jóvenes dentro del proceso revolucionario cubano.

“Como joven  entre mis metas siempre está contribuir a la continuidad de la Revolución y responder ante el llamado que, constantemente, hace nuestro Presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez al trabajo político- ideológico con las nuevas generaciones.

La necesidad de insertar a los jóvenes a cualquiera de los escenarios donde se les requiera también es fundamental.

SOBRE EL CONGRESO EN ABRIL

Roberto David Pompa Mora es un joven licenciado en Lenguas Extranjeras, del municipio granmense de Cauto Cristo, que fue delegado a la Asamblea XII Congreso de de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) en Granma.

FOTO Rafael Martínez Arias

“Siendo estudiante de la escuela formadora Rubén Bravo Álvarez comencé como militante de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

Al terminar los cuatro años de estudios en ese centro me trasladé a hacer la licenciatura en la Universidad de Granma.

Allí cumplí con varias tareas de la Juventud, siempre dispuesto a colaborar en todos los escenarios donde me necesitaran.

“Actualmente, trabajo en la secundaria Giraldo Morales Reyes de mi municipio donde soy el secretario del comité de base de la UJC y soy miembro del Buró municipal, donde me desempeño como presidente de las Brigadas Técnicas Juveniles.

Desde ellas contribuimos a la superación, formación integral y a la incorporación de niños y jóvenes a las principales batallas libradas en el orden político, científico, cultural y social.

“He tenido disímiles experiencias siendo militante. Gracias a la UJC he conocido muchos sitios de interés histórico, social y cultural de nuestra provincia.

“Hemos participado en encuentros de conocimientos, en cátedras martianas, trabajos voluntarios en las diferentes unidades básicas de producción cooperativa (UBPC).

Para lograr mayor participación y que los jóvenes se motiven, hemos tenido iniciativas como al final de cada trabajo voluntario realizar entre todos una tradicional caldosa acompañada de alguna actividad político-cultural.

“En este Congreso tenemos las expectativas de sumar más jóvenes a la organización, que conozcan de su funcionamiento y de cómo pueden contribuir en ello.

También queremos reforzar el trabajo en las redes sociales, espacio de mucho interés para las nuevas generaciones, donde compartimos todo nuestro quehacer como jóvenes revolucionarios”.

La Demajagua

Comparte si te ha gustado
Scroll to Top