Venciendo obstáculos

Hay lugares que cuando los visitamos, producen en nosotros una sensación tan positiva, que no podemos evitar que aún en medio de contingencias y adversidades, renazca la esperanza de que todavía pueden recuperarse y mejorarse algunas actividades económicas.

Esa experiencia tan gratificante la experimenté  en la Unidad Básica de Producción Cooperativa Andrés Cuevas Heredia, perteneciente a la empresa azucarera Arquímedes Colina, de Bayamo, aunque algunas de sus tierras están ubicadas en la comunidades de Becerro y Los Cayos, en el municipio de Yara.

El clima laboral allí es excelente, y ello se debe en gran medida al quehacer de su presidente Rigoberto Pérez Lorente, quien lleva 30 años al frente de la UBPC y a quien sus subordinados atribuyen muchos de los logros alcanzados en ese lapso de tiempo.

Remontándonos a los orígenes de la UBPC, Pérez Lorente  cuenta que esta era una granja cañera, hasta que en 1993 pasó a cumplir su actual encomienda social.

“En ese tiempo yo trabajaba en el departamento de abastecimiento del antiguo central azucarero Ranulfo Leyva, en Sofía. Y cómo las cosas por la UBPC no andaban muy bien, me enviaron para acá por seis meses para resolver la crítica situación, y me fui enamorando tanto de este lugar, que llevo tres décadas apegado a estos terrenos.

“Mi estrategia para solucionar los problemas que aquí encontré, mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, y luego encabezar todas las actividades que realizábamos, pues si usted satisface parte de las necesidades de su personal, y predica con el ejemplo, es muy difícil que no lo sigan.

“Nos dimos a la tarea de sembrar otros cultivos y ver como producíamos más comida para autoabastecernos, y obtener otras utilidades que no se derivaran de la caña”.

De esa idea nació el módulo pecuario que tienen en la Andrés Cuevas, el cual llama la atención por la multiplicidad de animales y las buenas condiciones físicas que exhiben los mismos.

Las 202 reses, los 96 conejos, los 114 patos, los 34 puercos y los 125 ovejos dicen mucho del gran potencial alimenticio que constituye un beneficio y orgullo para estos cooperativistas, quienes aportan un promedio de 120 litros de leche diarios a la venta a la población.

También incluyen en el autoabastecimiento al arroz, el cual obtienen de las tierras que han otorgado mediante un convenio a varios cooperativistas, quienes entregan a la UBPC una parte de su producción empleadas en las ventas mensuales a los trabajadores, la entrega a los molinos arroceros, el comedor obrero y la venta a una circunscripción del poblado de Los Cayos y a otra de Barranca.

Gracias al esfuerzo realizado estos cooperativistas pueden disfrutar diariamente de no menos de cinco variedades de platos en el almuerzo, lo cual garantiza un buen estado energético para asumir cualquier labor agrícola.

Aunque esta UBPC muestra buenos resultados en la diversificación de las producciones, su principal encargo estatal está relacionado con la producción de caña, la cual han ido superando desde que en 1993 promediaban 22 toneladas de caña por hectárea. En la pasada zafra obtuvieron 57 toneladas por hectárea.

Sin embargo, las carencias actuales los han obligado a adoptar otras variantes que les permitan obtener resultados que permiten pagar a sus 81 trabajadores, un salario promedio de seis mil 262 pesos.

Al preguntarle a Pérez Lorente cuáles han sido los mayores logros en 30 años, responde que no solo se deben contar las tres ocasiones en que alcanzaron la categoría de vanguardia nacional, y los 10 años que fueron referencia nacional.

Él subraya que uno de los mayores aciertos fue lograr eliminar en el 1999, los 350 mil pesos de subsidio que recibían del Estado, y lograr en el 2022 utilidades de 700 mil pesos.

Por ello en la UBPC Andrés Cuevas Heredia, existe la absoluta convicción de que no hay mejor ayuda, que la que podamos brindarnos nosotros mismos, y que los mayores beneficios, solo son resultado del trabajo que realizan nuestras manos.

La Demajagua

La Demajagua

Comparte si te ha gustado
Scroll to Top