Más que una tarea, pasión por el trabajo

Desde su adolescencia, Virginia Castillo González estuvo imbuida en el espíritu de trabajar, una vocación que heredó de su abuela y que la llevó a declarar más edad para ganarse un puesto en la fábrica de tabaco Mario Alarcón Martínez, en Bayamo, donde ahora es un ejemplo para las nuevas generaciones.
FOTO/Agustín Rodríguez Sam

De ese y otros retos de la vida conversó con nuestro rotativo tras casi 50 años de labor en el sector tabacalero en la provincia de Granma.

Su destacada trayectoria tanto en el proceso productivo como en el movimiento sindical evidencia el profundo amor por ambos quehaceres  y el firme compromiso con sus sostenidos crecimientos, más allá de una tarea.

Castillo González considera este rol  como despalilladora, un honor y una alta responsabilidad, sobre todo porque siente que resulta  útil su labor en el departamento  de preparación de la materia  prima en la industria.

¨Estamos haciendo el máximo esfuerzo,  en estos momentos,  con  el reproceso  de la capa a emplear en  la elaboración  del tabaco, destinado al consumo nacional y aspirando a que mejore la calidad  y pueda hacerse el habano para la exportación¨.

Recuerda sus años  de dirigente sindical y subraya lo imprescindible de relacionarse con los afiliados,  personas  con  diferente carácter; tratarlas bien e interesarse por sus problemas para sumar, educar  e impregnar  valores y principios revolucionarios.

Al  evocar  la próxima celebración del 1 de Mayo, Día internacional de los trabajadores, llamó a lograr una masiva participación de todos los granmenses en tan  histórica fecha,  cuando la Patria y la Revolución  lo necesitan.

Mujer  negra y obrera bayamesa  es un símbolo de laboriosidad,  mereció,  por sus méritos desde la etapa juvenil,  las medallas Jesús Menéndez y 28 de Septiembre, entre otros muchos reconocimientos.  Ella representa el compromiso y la dedicación  en el propósito de impulsar el desarrollo de esta fundamental  actividad económica  y  la social  en  el barrio  Pedro Pompa,  en la Ciudad Monumento Nacional..

De ahí  su pasión por hacer las cosas bien,  influir en la  preparación integral de los más jóvenes y la promoción de estos  a los  principales cargos de dirección que  garantice la continuidad revolucionaria.

La Demajagua

Comparte si te ha gustado
Scroll to Top