El arte de enseñar

Hay profesores que marcan a sus alumnos para siempre, cuya habilidad no radica en el mero hecho de transmitir sus conocimientos cual autómata, sino en inyectarles el alma con una especial dosis de amor. Al mirar atrás, sus aprendices los recuerdan con dulzura y devoción.
FOTO Rafael Martínez Arias

Tal es el caso de Eladio Machado Pino, avezado profesor de Historia de Cuba, a quien reconocen cariñosamente múltiples generaciones de estudiantes en el municipio de Buey Arriba.

A pesar de ser, en Granma, uno de los mejores entrenadores en la preparación para los exámenes de ingreso a la Educación Superior, es un hombre sencillo que no hace gala de sus méritos. Su mayor satisfacción radica, precisamente, en despertar en los educandos el interés por la Historia Patria.

Nacido el 11 de septiembre de 1958 en Arroyón de Valenzuela, Eladio también ha desplegado su arte de enseñar, en otras regiones del país y del mundo, dejando una huella en cada uno de los jóvenes que ha educado.

Así, en sus 47 años de trabajo, ha empleado métodos de instrucción muy particulares, para asegurar no solo que sus estudiantes venzan las pruebas con buenas calificaciones, sino que los conocimientos adquiridos bajo su manto les sean útiles también en su desenvolvimiento cotidiano.

El “plan machaca” que aplica en sus clases, le ofrece una atención individualizada a cada estudiante, facilitando su seguimiento diferenciado, con el fin de lograr óptimos resultados.

La exigencia lo caracteriza, pues demanda en sus discípulos el esfuerzo diario por ser mejores en la asignatura; además, los impulsa a progresar como personas de bien, integradas a la sociedad.

Cuenta que su pasión por el magisterio comenzó desde la infancia, pues durante su etapa estudiantil se desempeñó como monitor, y al llegar a su sexto grado se incorporó a la formación para convertirse en maestro.

“Me incliné por la Historia de Cuba, porque en el territorio donde vivo, existen muchos sitios de interés, los cuales he ido descubriendo a profundidad en los recorridos que me gusta hacer junto con mis muchachos, siempre ávido de nuevos saberes”, dice con vehemencia.

Actualmente, Eladio forma parte del claustro de profesores del Centro Mixto Mártires de Barbados, en La Piñuela, del cual también es fundador, y donde continúa cosechando éxitos en la educación provincial.

Buey Arriba, fue sede este 22 de diciembre del acto central en Granma por la Jornada del Educador, debido a sus satisfactorios resultados en los exámenes de ingreso a la Educación Superior.

Contar con la presencia de Eladio en las aulas preuniversitarias del municipio, constituye, indiscutiblemente, una de las razones por las cuales el municipio ostenta hoy esa honorable condición.

La Demajagua

La Demajagua

Comparte si te ha gustado
Scroll to Top