Dos héroes, un ideal

Octubre no puede encerrar la grandeza de héroes de la talla de Camilo y Che. Y aun cuando el décimo mes del año dedica una jornada a dos de los pilares fundamentales de la lucha revolucionaria en Cuba, el homenaje se extiende más allá.

La sonrisa del Señor de la Vanguardia y el temple del Guerrillero Heroico viven y se multiplican en cada pionero, galeno, maestro, obrero y campesino; renace en cada amanecer cuando enfrentando obstáculos y limitaciones decidimos seguir adelante.

La impronta de Camilo y Che habita en la memoria histórica de la provincia Granma. Los mangles de Los Cayuelos dieron al Che la bienvenida al verde caimán.

Fue allí donde por vez primera pisó suelo cubano.

En Alegría de Pío, bautismo de fuego de los expedicionarios del Yate Granma derramó su sangre por vez primera por Cuba al ser herido a sedal en el cuello.

Luego de la dispersión ambos revolucionarios coincidieron en el grupo de Almeida y desde aquel instante en el que compartieron una lata de leche condensada nació una eterna amistad fraguada al calor de la lucha, unidos por un mismo ideal y la convicción del triunfo de enero de 1959.

Dos héroes, un mes que rinde merecido homenaje al Señor de la Vanguardia y el Guerrillero Heroico, un pueblo que recuerda a dos grandes del Altar de la Patria.

La Demajagua

La Demajagua

Comparte si te ha gustado
Scroll to Top