“El cambio climático es un proceso lento pero permanente”, afirma estudioso

El ascenso del nivel medio del mar en el archipiélago cubano para los años 2050 y 2100 demanda el incremento de capacidades de adaptación de las comunidades en situación de vulnerabilidad y la creación de capacidades a nivel de los gobierno locales. Así lo recalcó el máster en Ciencias Sergio Luis Lorenzo Sánchez del Instituto …

“El cambio climático es un proceso lento pero permanente”, afirma estudioso Leer más »

El ascenso del nivel medio del mar en el archipiélago cubano para los años 2050 y 2100 demanda el incremento de capacidades de adaptación de las comunidades en situación de vulnerabilidad y la creación de capacidades a nivel de los gobierno locales.

Así lo recalcó el máster en Ciencias Sergio Luis Lorenzo Sánchez del Instituto de Geofísica Astronomía del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) quien compara el aumento del nivel del mar con un elefante, por ser un proceso lento, pero permanente.

Un nuevo estudio advierte que para los años 2050 y 2100 el incremento estaría en el orden de los 29, 3 centímetros (cm) en el 2050 y en 95 cm para el 2100, por encima de los 27 y 85 cm calculados anteriormente.

Como riesgos asociados a estos fenómenos se encuentran la pérdida de territorios, la reducción de recursos hídricos, cambios en los equilibrios de los ecosistemas y la fragmentación o extinción de sistemas medioambientales únicos.

Estudios realizados en el país evidencian que hay un retroceso en la línea de costa de 1,5 a dos metros anualmente, mientras que la Red Mareográfica Nacional reporta un incremento de 2,14 milímetros por año en la aceleración del aumento del nivel medio del mar.

A decir de Sergio Luis Lorenzo Sánchez, quien actualmente dirige el Macroproyecto Escenario de peligro y vulnerabilidad de la zona costera cubana asociada al incremento del nivel medio del mar para los escenarios 2050 y 2100, el cambio climático es un proceso natural y evolutivo inherente de la tierra.

“Muchos lo vemos como un enemigo, cuando en realidad el hombre y las sociedades han sido los principales enemigos del cambio climático, a tal extremo, que han logrado cambiarlo y acelerarlo”, apuntó.

Sobre los peligros y vulnerabilidades del aumento del nivel del mar precisó que “la tierra está inmersa en el período interglaciar, marcado por aumentos de la temperatura global, lo que trae consigo el derretimiento de los casquetes polares y la generación de un volumen de agua que tiene que ocupar su espacio.

“De manera que el planeta tierra va a ser afectado por el aumento del nivel del mar, un proceso que tiene lugar muy lento, pero de forma permanente, aplastante. Es perceptible al cabo de 30, 40 años.

“En cuba, según los estudios que hemos realizado deben haber 136 comunidades costeras que serán afectadas por el ascenso del nivel medio del mar. Si usted lo mira desde el contexto nacional, Cuba es una zona costera, y alrededor del 75 por ciento de la población cubana está en una zona costera, por lo tanto, hay una evidente claridad de la afectación que tendrá esa área y eso hay que decírselo a la gente, hay que socializarlo.

“Por la ciencia podemos decir que el asentamiento Manzanillo va a ser afectado parcialmente en ambos escenarios, eso significa que a lo mejor la gente que está en la loma no serán afectados, pero los que están aquí abajo, tendrán que trasladarse.

“Ante este fenómeno usted tiene que buscar la manera de incidir para que cuando llegue a ese futuro, no tenga que luchar contra ese fenómeno que lo puede afectar”, precisó Lorenzo Sánchez.

En su opinión, el proceso de adaptación hacia esos cambios deben de ser conscientes, pensados y calculados, por eso la razón de este macro proyecto, una iniciativa Comandante Fidel Castro a raíz de su preocupación por la comunidad costera.

“A partir de ahí se comenzó a gestar este mega proyecto para informar que podría suceder y tomar decisiones. Desde entonces hemos venido aplicando y desarrollando tecnologías y metodologías a partir de la experiencia nacional e internacional.

“Desde hace unos años estamos insistiendo en que los territorios hagan sus propios proyectos. El nivel del mar relativo, es diferente para casi todos, incluso comunidades. En base a eso hemos querido personalizarlo para que los municipios costeros puedan desarrollar sus propias investigaciones en función de la adaptación al cambio climático y que sean capaces de crear su propia cuña de intrusión marina, ¿qué le quedaría al Macroproyecto? : capacitar.”

Para fortalecer la resiliencia al cambio climático a lo largo de mil 300 kilómetros de línea de costera en el sur de Cuba se suscribió en diciembre pasado el proyecto Mi costa, con incidencia en 24 municipios cubanos; de Granma, Manzanillo, donde se desarrollan entre otras acciones, rehabilitación de manglares, herbazales y bosques de ciénaga junto a la restauración y mejoramiento de los flujos de agua.

La selección de los tramos en que incidirá el proyecto, parte de los resultados del Macroproyecto sobre peligros y vulnerabilidad costera para los años 2050 y 2100.

Anaisis Hidalgo

Comparte si te ha gustado
Scroll to Top