Se prepara la provincia de Granma ante amenaza de intensas lluvias

Como consecuencia de la vaguada que avanza hacia la región oriental, las lluvias deben intensificarse desde este jueves
Foto: Tomada de Radio Bayamo

Yanaisi Capó Nápoles, primera secretaria del Partido en Granma, encabezó en Bayamo el análisis de las medidas a arreciar ante el probable incremento de las lluvias, a fin de evitar pérdida de vidas humanas y daños a la economía.

En la reunión -esta noche- con las principales autoridades de la provincia y de los 13 municipios (estos últimos por video conferencia) Marcelo Cid Zayas, director del Centro Meteorológico provincial, explicó que como consecuencia de la vaguada que avanza hacia la región oriental, las lluvias deben intensificarse desde este jueves.

El experto presentó modelos cubanos y de otras instituciones especializadas, los cuales coinciden, en lo fundamental, en que deben ser precipitaciones intensas, con importantes volúmenes de agua en poco tiempo.

Cid Zayas sugirió extremar las medidas de precaución en los municipios costeros y montañosos, y recordó que pertenecen a Granma las zonas más elevadas de la Sierra Maestra; subrayó que llevamos casi 15 días con eventos lluviosos, lo que ha ocasionado la saturación del suelo en diversas zonas y pueden ocurrir deslizamientos de tierra.

Capó Nápoles, también integrante del Comité Central, subrayó la importancia de estar atentos a las informaciones del Instituto de Meteorología, para actuar en consecuencia, sobre la base de los planes para enfrentar tales fenómenos, y de las características y peligros de cada lugar.

La máxima dirigente política de Granma alertó acerca de la necesidad de botar la basura de supiaderos y otros depósitos, para que no obstruya los sistemas de alcantarillado.

El teniente coronel Luis Escalona Martínez, jefe del órgano de la Defensa Civil, con larga experiencia en la actividad, insistió en tener en cuenta que el manto freático está saturado en muchos sitios, y esos lugares deben ser atendidos de manera especial, pues son los más propensos a inundarse y a que ocurran deslaves (en el caso de las zonas serranas).

Asimismo, indicó vigilar cauces de ríos arroyos y zanjas, y aguas debajo de embalses, sobre todo las que vierten o están a punto de verter, para que no se produzcan afectaciones.

Puntualizó que debe organizarse la apreciación hidrológica, con la participación de las zonas de defensa y de voluntarios, mediante los cuales se pueda conocer, en tiempo real, cómo se comportan las precipitaciones en zonas que se encuentran en niveles más altos, cuyos escurrimientos pueden dañar regiones situadas en cotas menores.

(En construcción)

Eugenio Pérez Almarales

Comparte si te ha gustado

Dejar un comentario

Scroll to Top